Los 20 mejores insecticidas naturales y caseros para cuidar tu jardín

Si tienes un jardín o una terraza en casa, seguro que la disfrutas al máximo y puede que desees hacer de este espacio un huerto, pero también debes tener cuidado en lo que respecta a los insectos y bichos que pueden atacar plantas y cultivos. Para ello nada como la aplicación de insecticidas, aunque no […]

Si tienes un jardín o una terraza en casa, seguro que la disfrutas al máximo y puede que desees hacer de este espacio un huerto, pero también debes tener cuidado en lo que respecta a los insectos y bichos que pueden atacar plantas y cultivos.

Insecticidas naturales jardin

Para ello nada como la aplicación de insecticidas, aunque no queremos elegir aquellos que cuentan con químicos en su composición, sino que es mejor elegir los que sean naturales. De este modo, queremos enseñaros ahora cuáles son los 20 mejores insecticidas naturales y caseros para cuidar tu jardín.

Los 20 mejores insecticidas naturales y caseros para cuidar tu jardín

Si eliges alguno de estos insecticidas naturales que ahora queremos explicarte, seguro que podrás lograr que las plantas o cultivos en tu jardín o terraza no sufran el ataque de plagas, y además evitarás que tú y tu familia seáis susceptibles de contaminaros al respirar las partículas del insecticida que apliques.

Además, podrás aprovechar tu jardín o terraza para que sea un pequeño huerto ecológico, recibiendo como no, todos sus cuidados incluyendo el uso de un pesticida que no contamine para nada la comida que en definitiva acabaremos sirviendo sobre nuestra mesa.

Por otro lado, no todos los insectos que veamos en el jardín son dañinos, de modo que si evitas aplicar pesticidas químicas y aplicas los naturales que a continuación queremos explicarte, te aseguras que acabarás con la amenaza ante cualquier plaga de cultivo, mientras que el resto de insectos podrán sobrevivir.

Insecticida de cebolla

Entre los mejores insecticidas naturales y caseros para cuidar tu jardín encontramos una fórmula sencilla pero muy efectiva. Se trata del insecticida de cebolla que te ayudará a eliminar plagas de mosca blanca, pulgón y arañuela roja

Para conseguir este insecticida de cebolla, basta con licuar tres cebollas con un vaso de agua y batirlas hasta que quede una masa uniforme. Echa la mezcla en un pulverizador con agua y déjalo reposar 12 horas. Transcurrido el tiempo, lo puedes utilizar sobre tus plantas y verás que ningún bicho se atreve a tocarlas.

Insecticida de naranja

Cuesta pensar que de una fruta tan olorosa como la naranja, se pueda sacar uno de los mejores insecticidas naturales y caseros para cuidar tu jardín, pero es la realidad.

Basta con mezclar tres cucharadas de jabón líquido orgánico en cuatro litros de agua y añadirle 30 ml de aceite de naranja. Con esta fórmula podrás ahuyentar a hormigas y cucarachas de tu jardín

Insecticida de ajenjo

Si cultivas ajenjo en tu jardín, lo tendrás incluso más fácil. Si no, puede empezar a hacerlo, pues su particular olor amargo no gusta a los insectos que optan por no acercarse demasiado. Ahora, si quieres un insecticida de ajenjo, más que eficaz, deberás dejar un ramillete de ajenjo metido en un litro de agua y macerarlo durante ocho días.

Pasado este tiempo, cuélalo y échalo en un vaporizador con el que regarás tus plantas, que estarán protegidas gracias al olor que desprende el insecticida de ajenjo. Sin duda, uno de los mejores insecticidas naturales y caseros para cuidar tu jardín

Insecticida de pimienta roja

La mezcla de aceite cítrico con pimienta roja, deriva en un insecticida tremendo para repeler hormigas, tanto en el jardín como en el interior de la casa. Para conseguir la mezcla, debes combinar diez gotas de aceite cítrico esencial con una cucharada de pimienta roja y mezclar todo con agua templada.

Echa la combinación en un atomizador y rocía las plantas que quieras. Incluso también vale para el suelo, evitando las famosas filas kilométricas de hormigas en tu zona verde. Sólo por detener a las hormigas, ya se cuela entre los mejores insecticidas naturales y caseros para cuidar tu jardín.

Insecticida de bicarbonato de sodio

Los hongos son historia, gracias al insecticida de bicarbonato de sodio. Uno de los mejores insecticidas naturales y caseros para cuidar tu jardín nos ayudará a cuidar nuestro jardín, con una mezcla de lo más sencilla.

Un litro de agua, dos cucharadas de bicarbonato y mezclar bien. Luego se echa en un pulverizador y se riegan las plantas dos veces al día en la zona con hongos. En una semana, debería haberse ido. No obstante, sigue echando como medida preventiva. Y no sólo en la planta, también en el suelo, para que estos no aparezcan a través de la tierra.

Insecticida de cilantro

El cilantro es uno de los elementos más efectivos contra los ácaros. Para usarlo, hierve un puñado de cilantro en agua durante 15 minutos. A continuación, cuélalo y pulveriza todo tu jardín con la mezcla. Verás que es uno de los mejores insecticidas naturales y caseros para cuidar tu jardín.

Insecticida de ortiga

La ortiga es un elemento que provoca picores y reacción. Eso sí, también es un tremendo plaguicida contra el pulgón. Basta con mezclar 100 gramos de ortigas con 10 litros de agua. Esta mezcla la dejamos macerando 5 días, y ya la tendríamos disponible para usar.

Insecticida de tabaco

La araña roja no tiene nada que hacer con el tabaco de liar más comercial. Tan sencillo como mezclar 60 gramos de tabaco con un litro de agua y añadir 10 gramos de jabón natural. Esta mezcla debes echarla sobre tus plantas de forma semanal y hacerlo, al menos, ocho veces.

Insecticida de lavanda

Poco podrán hacer las hormigas contra tu insecticida de lavanda que acabas de fabricar. en este caso, infusiona 350 gramos de lavanda en hojas con un litro de agua. Cuando haya enfriado, podrás pulverizar las plantas atacadas y defender las que estén sanas. Uno de mejores insecticidas naturales y caseros para cuidar tu jardín.

Insecticida con aceite

Un insecticida casero hecho de aceite vegetal mezclado con un jabón suave puede tener un efecto devastador sobre ciertos insectos molestos, como áfidos, ácaros, tisanópteros, etc.

Para hacer un insecticida en aerosol básico, mezcla 1 taza de aceite vegetal con 1 cucharada de jabón (mezcla y sacude bien), y cuando esté listo para aplicar, agrega 2 cucharaditas de la mezcla de aceite y jabón en un 1 litro de agua, agita bien y rocía directamente sobre las superficies de las plantas que están siendo afectados por las pequeñas plagas. El aceite recubre los cuerpos de los insectos, sofocándolos efectivamente, ya que bloquea los poros a través de los cuales respiran.

Insecticida con jabón

Un pesticida casero similar al aerosol de aceite es un aerosol de jabón, que también es efectivo para controlar ácaros, pulgones, moscas blancas, escarabajos y otros pequeños insectos hambrientos.

Para hacer un insecticida de jabón básico, mezcla 1 1/2 cucharadita de jabón líquido suave (como jabón de castilla) con 1 litro de agua y rocía la mezcla directamente sobre las superficies infectadas de las plantas. Un insecticida en aerosol funciona de forma similar a un pesticida en aerosol y puede aplicarse según sea necesario (aunque siempre se recomienda NO aplicarlo durante el horario soleado y caluroso del día, sino por la noche o temprano en la mañana).

Insecticidas naturales

Insecticida con aceite de nim

Un aceite extraído de las semillas del árbol de nim es un poderoso insecticida natural, capaz de interrumpir el ciclo de vida de los insectos en todas las etapas (adulto, larva y huevo), convirtiéndolo en un gran recurso para el jardinero orgánico. El aceite de nim actúa como un disruptor hormonal y como un «antialimentario» para los insectos que se alimentan de las hojas y otras partes de la planta.

El aceite de nim es biodegradable y no es tóxico para mascotas, pájaros, peces y otros animales salvajes, y es efectivo contra una variedad de plagas comunes de insectos de jardín, además de ser un fungicida natural que puede combatir el mildiú y otras infecciones fúngicas en las plantas. Se puede encontrar en muchas tiendas de jardinería o mercados de alimentos naturales.

Para usar aceite de nim como insecticida, sigue las instrucciones en la botella o comienza con una mezcla básica de 2 cucharaditas de aceite de nim y 1 cucharadita de jabón líquido suave agitado con 1 litro de agua, y luego pulveriza sobre las hojas y el follaje de la planta afectada. El aceite de nim también se puede usar preventivamente rociando las hojas de las plantas que a menudo son devastadas por plagas, antes de que realmente estén infestadas.

Insecticida con diatomita o tierra de diatomeas

Esta sustancia natural con un nombre algo difícil de pronunciar está hecha de una roca sedimentaria creada por algas fosilizadas (diatomeas), y es un recurso bastante abundante (se dice que la tierra de diatomeas representa el 26% de la corteza terrestre por peso).

La tierra de diatomeas tiene varios usos dentro y fuera del hogar, y utilizarlo como insecticida natural es solo una de ellas. Este material no funciona envenenando o sofocando a los insectos, sino que en virtud de sus cualidades abrasivas y su afinidad por absorber los lípidos (una sustancia cerosa) del exoesqueleto de los insectos, los pude deshidratar hasta la muerte.

La tierra de diatomeas a menudo está disponible en las tiendas de jardinería, aunque muchas veces solo en bolsas grandes, así que si tienes un patio pequeño, considera dividirlo con un vecino. Para aplicar, simplemente espolvorea el suelo alrededor de las plantas, o incluso espolvorea sobre el follaje, donde ayudará a controlar los caracoles y las babosas, así como a otros insectos rastreros. Debido a su naturaleza seca, para ser un plaguicida natural efectivo, la tierra de diatomeas debe volver a aplicarse después de cada lluvia.

Insecticida con ajo

El ajo es bien conocido por su aroma picante, que es delicioso para algunos y aún así repelente para otros, y es este fuerte olor el que entra en juego cuando se usa como insecticida natural. De hecho, no está claro si rociar ajo y chile son realmente insecticidas o son más probablemente repelentes de insectos, pero de cualquier forma, estos ingredientes comunes de la cocina pueden usarse para derribar, o incluso eliminar, las infestaciones de insectos en el jardín .

Para hacer un insecticida de ajo básico, toma 2 bulbos enteros (no solo 2 dientes) y pásalos por una licuadora con un litro de agua. Deja la mezcla reposar toda la noche, luego cuela en un frasco agrega 1/2 taza de aceite vegetal (opcional), 1 cucharadita de jabón líquido suave y suficiente agua para llenar el frasco. Para usar este insecticida casero, usa 1 taza de mezcla con 1 litro de agua y rocía abundantemente sobre las plantas infestadas.

Insecticida natural

Insecticida con pimienta

Al igual que el insecticidad de ajo, el de chile y pimienta es un excelente repelente de insectos natural casero que puede usarse para una variedad de plagas diferentes. El insecticida de chile se puede preparar con pimientos picantes frescos o chile en polvo. Lo único que has de hacer es mezclar 1 cucharada de chile en polvo con 1 litro de agua y varias gotas de jabón líquido suave. Esta mezcla se puede usar con toda su fuerza en las hojas de las plantas afectadas.

Insecticida casero todo en uno

Otra idea es mezclar varios ingredientes que sabemos que son efectivos con los que sabemos que vamos a lograr un buen insecticidad. Para hacerlo, debes hacer un puré de 1 bulbo de ajo y 1 cebolla pequeña, agrega 1 cucharadita de pimienta de cayena en polvo y deja reposar durante una hora. Cuela la mezcla y agrega 1 cucharada de jabón líquido y mezcla bien. Para aplicar este insecticida hecho en casa, rocía con fuerza total en la superficie superior de las hojas, así como en la parte inferior, y guarda el resto en el refrigerador hasta por una semana si así lo deseas.

Insecticida con tomate

Las plantas de tomate son parte de la familia de las solanáceas, y como tales, contienen alcaloides como la llamada «tomatina», que puede controlar eficazmente a los áfidos y otros insectos. Para hacer un insecticida de tomate, corta 2 tazas de hojas de tomate frescas (que se pueden tomar de la parte inferior de la planta) en 1 litro de agua, y deja reposar durante la noche. Cuela el material de la planta y pulverice sobre el follaje de la planta.

Insecticida con leche

Si quieres eliminar los hongos de raíz, solo necesitas un poco de leche. Puedes echarla una vez por semana y actuará contra todos los hongos y bacterias para que tu jardín se mantenga limpio y en buen estado de salud.

Insecticida con huevos

Las cáscaras de huevo son un muy buen ingrediente para cuidar nuestro jardín. Podemos utilizarlas tanto como fertilizante como repelente. Para utilizarlos como repelente tenemos que triturar las cáscaras y rociar el polvo por todas tus plantas, creando un anillo alrededor de la base de la planta que va a ejercer de barrera protectora.

Artículo de interés:

También te puede interesar