Escrito por

Cronotermostato – Qué es y diferencias entre termostato y cronotermostato

Hoy te vamos a hablar del cronotermostato, qué es y diferencias entre termostato y cronotermostato. ¿Que nunca has oído hablar de los cronotermostatos? Pues, para abrir boca, te diremos que pueden suponer un ahorro de energía y dinero en tu casa muy importante.

En pleno invierno, la calefacción se puede llevar más de la mitad de la energía de toda la casa. Por tal motivo, todo lo que se pueda reducir este gasto, será dinero que ahorremos en la peligrosa factura. Ahí es donde entra el cronotermostato, qué es y diferencias entre termostato y cronotermostato.

Qué es un cronotermoestato

Empecemos por lo básico: qué es un cronotermostato. Se trata de un mecanismo digital con el que podremos controlar la cantidad de energía que libera la calefacción en la casa. Son aplicables a sistemas de caldera tanto de combustible, como de gas, como de pellets. El resultado de contar con un cronotermostato es triple: controlar la temperatura, determinar horas de encendido y apagado y, sobre todo, aumentar la eficiencia energética del hogar.

Un cronotermostato, a diferencia de un termostato, es un equipo mucho más completo, moderno y preciso. Un mecanismo que ahorrará, si cabe, más dinero en las facturas de turno. No obstante, son algo más complicados de manejar. Y es que, para saber qué es un cronotermostato, hay que saber que controlan dos elementos clave en la calefacción: la temperatura de inercia y la temperatura de confort.

La primera se refiere a la temperatura mínima que tiene la casa, sin contar las condiciones meteorológicas externas. En este caso, se tiene en cuenta los materiales de la vivienda, el aislamiento, los muebles que tenga o el suelo sobre el que se levanta.

Mientras, la temperatura de confort es la que debe alcanzar el hogar para que sus habitantes estén cómodos. Es decir, la temperatura ideal para estar en la casa. La temperatura recomendada para estar cómodo en una casa y eficiente en lo energético, está establecida en 21º grados.

Para qué sirve un cronotermostato

¿Para qué sirve un cronotermostato? Es el mecanismo que controla la temperatura intermedia entre inercia y confort. Es decir, distribuye la energía de tal manera que la casa se mantenga en confort lo máximo posible, controlando que no se suba ni se baje demasiado.

No son pocas las familias que mantienen encendida la calefacción todo el día, a pesar de no estar en casa. Esto supone un gasto tremendo, en energía, recursos y dinero. Y es que, por ejemplo, para mantener la casa en 22º constantes, el esfuerzo de la calefacción es tremendo. Y lo peor es que el calor se sigue escapando por todo hueco que pilla. Y si hace más frío fuera, peor.

Cuando preguntamos para qué sirve un cronotermostato, es precisamente para evitar esto. Por ejemplo, si nos vamos a trabajar por la mañana y la casa se queda vacía, es tontería mantener la calefacción puesta para que la casa esté caliente al volver. ¿No sería mejor apagarla y una hora antes de volver, que se encienda? Para eso sirve el cronotermostato. Son muchas horas las que la casa está vacía, como para mantener un gasto tremendo activo.

También pasa algo parecido por la noche. Los expertos aconsejan que la casa se mantenga a una temperatura entre 15 y 17 grados. Es decir, se puede apagar tranquilamente, toda vez que estamos en la cama y arropados. ¿Y qué pasa si queremos ducharnos por la mañana o que la casa esté caliente al levantarnos? Fácil, activamos el cronotermostato para que salte media hora antes de levantarnos. O, mejor aún, que se active si lo estima oportuno, si en el exterior hace mucho frío.

Este gesto de apagar la calefacción de noche, puede suponer un ahorro de hasta el 15% en la factura de calefacción. Si a esto le añadimos el 10% que nos podemos ahorrar al apagarla de día, hablamos de un 25% menos en la factura, un tercio de lo que estamos pagando. No es mal descuento.

Diferencias entre un termostato y un cronotermostato

Las diferencias entre un termostato y un cronotermostato están en la precisión que ofrece el segundo sobre el primero. Los termostatos son los elementos clásicos que se han usado para controlar la energía en la casa desde hace años. En concreto, estos dispositivos analógicos, equipados con una rueda, con la que medimos la temperatura de la casa.

Los cronotermostato, sin embargo, son digitales y muchos más modernos. No sólo te permiten controlar la temperatura de la casa, sino que te dicen la que hay en la misma. Además, muchos de ellos están ya programados para, de forma automática, actuar en consecuencia cuando la casa requiera más o menos calor. El objetivo final de un cronotermostato es que el las personas se desentiendan de estas cosas, y sea el propio mecanismo quien lo controle.

Cómo instalar un cronotermostato

Por último, vamos a aprender cómo instalar un cronotermostato. Y lo cierto es que se trata de un proceso sencillo, rápido y que no te va a requerir demasiadas obras ni dolores de cabeza. Eso sí, algún agujero tendrás que hacer.

loadInifniteAdd(44636);

Para instalar un cronotermostato vas a necesitar los siguientes materiales:

  • Destornilladores profesionales
  • Taladro
  • Broca
  • Alicate especial para electricidad

Al ser un trabajo eléctrico, debes desconectar la luz para trabajar sin problemas. Una vez hecho, debes llevar una toma de corriente hasta donde quieras instalar el cronotermostato. Los dos cables que salen de la pared, debes conectarlos a dos de los tres huecos que tiene el cronotermostato. ¿En cuáles? Los que te indique el fabricante.

Una vez conectados, tomamos medidas para taladrar la pared y procedemos. Cuando tengamos los agujeros hechos, metemos los tornillos y dejamos bien fijado el cronotermostato. Y ya estaría instalado. Ahora sólo tienes que leer las instrucciones para ver cómo funciona y comenzar a disfrutar de una temperatura agradable constante y un descuento considerable en tu factura.

También te puede interesar:

erenovable.com

Newsletter