Escrito por

¿Cómo serán los coches del futuro?

¿Cómo serán los coches del futuro? La gran pregunta que todo el que va a comprar un nuevo vehículo se hace. Y es que sería una faena comprarse un coche diésel a un precio genial, y que a los pocos meses estalle el boom de los eléctricos. Un boom que está a punto de llegar, si es que no lo ha hecho ya. Empresas como Google, Amazon o Apple están colaborando con los mejores fabricantes de coches del mundo, para aportar su know how tecnológico.

Está claro que a lo largo de la próxima década, el parque automovilístico va a dar un giro radical. Está por ver si no es antes. Por tal motivo y alguno más, no es baladí preguntarse cómo serán los coches del futuro.

Los coches en la actualidad

Los coches en la actualidad son exactamente iguales que hace 40 años. Es más, hay coches con más de 40 años circulando por las carreteras, y usando el mismo combustible ahora que cuando se compró. Algo tiene que cambiar. Además de que el combustible es finito y acabará por terminarse, la contaminación derivada de los vehículos de combustión es insoportable para el planeta.

Todo apunta a que los coches en la actualidad, de aquí a 15 años, habrán desaparecido. Es más, algunas regiones como Baleares ya han anunciado que en 2025, se prohibirá la entrada de coches diésel a la isla. Diez años más tarde, será el turno de los gasolina. Y así, poco a poco, la combustión pasará a ser un recuerdo difuminado por el humo negro.

Diésel

Los motores diésel son, desde hace años, la joya de la corona de la automoción. Sus ventas se dispararon hace años, por motivo de sus precios más económico. Desde entonces, se han mantenido como el segmento más vendido y consolidado. Eso sí, contaminan más que otro motor de gasolina, por lo que las autoridades tienen claro que serán los primeros en ser prohibir cuando llegue el momento

Gasolina

El auge y caída de los coches de gasolina se dio durante los 80 y los 90. Por aquel entonces, tener un vehículo turbo era lo que se llevaba y la mayoría de conductores optaba por esta alternativa. Potencia y un caldo asequible, convirtieron la gasolina y el sin plomo en la opción más escogida. Hoy en día ha perdido fuelle, el diésel le ha comido la tostada, pero esto será una ventaja, pues tardará más en ser prohibido.

Lo que está claro es que el formato de coches que hemos conocido de toda la vida, tienes los días contados. Las energías renovables aplicadas a los vehículos son el futuro.

Como serán los coches del futuro

¿Cómo serán los coches del futuro? Básicamente son dos los modelos que van a colonizar el mercado a corto plazo: eléctricos y autónomos. Vamos por partes.

Coches eléctricos

Los coches eléctricos son el próximo gran pelotazo. Ya se empiezan a ver muchos en las carreteras. De hecho, ya alcanzan el 10% del total, pero será en 2030 cuando los vehículos eléctricos en circulación alcancen la mitad del parque automovilístico. Cuando llegue ese momento, las cargas serán más rápidas y sencillas, y la autonomía de las baterías llegarán a 1.000 kilómetros sin problemas.

Coches por hidrógeno

Aún en fase embrionaria, los coche alimentados por hidrógeno, al igual que los eléctricos, producen cero emisiones. En este caso, gracias a una pila de combustible que transforma el hidrógeno en electricidad. Por tal motivo, lo único que expulsan los coches por hidrógeno al aire es vapor de agua. Eso sí, habrá que esperar años para poder ver estos nuevos modelos.

Coches Autónomos

Los fabricantes más importantes calculan que en 2020, los coches autónomos comenzarán a tener peso en el parque automovilístico. No obstante, será ya en 2030 cuando alcancen el 15% de vehículos totales.

¿Qué entendemos por coches autónomos? Aquellos que conducen solos. Tal cual. Y no, no es ciencia ficción ni imposible. En varias ciudades de Estados Unidos, llevan años probando estos coches autónomos en núcleos urbanos y los resultados no pueden ser más satisfactorios.

Recientes estudios estiman que los fallos humanos son causantes de nueve de cada diez accidentes. Por tal motivo, la reducción de la siniestralidad está casi garantizada con estos vehículos sin conductor. Vehículos en los que trabajan las grandes empresas como Google o Amazon, con una lógica aplastante: si no conduces, navegas por mis sites.

La contaminación de los coches

En lo que respecta a la contaminación de los coches, el objetivo de los nuevos modelos que están por llegar, es reducir ésta a cero. Eléctricos o de hidrógeno producen cero emisiones, lo que permitirá sobremanera reducir la contaminación de los coches en todo el mundo.

A tal efecto, además de lo ya comentado, muchos gobiernos tomarán medidas para reducir esta contaminación. Medidas como, por ejemplo, potenciar el compartir coches. Y es que los vehículos en propiedad también empiezan a ser cuestionados. Y ojo, no hablamos sólo de compartir coche con un vecino o alguien del trabajo, sino de pagar cuotas mensuales para disponer de tu coche como servicio público. Empresas USA ya lo han puesto en marcha, y el objetivo es que sea con coches autónomos.

En los últimos años, los coches más eficientes, recibían ayudas, reducciones de impuestos y todo tipo de ventajas. Algo similar va a pasar con los vehículos eléctricos. Muchas Administraciones ya han anunciado que darán todo tipo de ayudas y facilidades a quienes opten por esta alternativa. Montaje de punto de carga en casa, ahorro de impuestos el primer año, descuentos en el precio final… Las opciones son muchas, variadas y cada vez más.

Mientras, las inspecciones de vehículos se encargarán de que el parque automovilístico de combustión vaya, poco a poco desapareciendo. Ya en la actualidad, el nivel de contaminación por dióxido de carbono que se permite en la ITV es ínfimo, comparado con lo que se permitía hace año. De ahí que, en más de una ocasión, encuentres algún conductor acelerando a tope, sin meter marcha. Para sacar los lunes antes que el Profe

También te puede interesar:

Lo más interesante
Top 6
artículos
Síguenos