Escrito por Tendenzias

Eficiencia energética – Qué es, ventajas, problemas y eficiencia energética en España

El tema de la eficiencia energética lleva unos cuantos años estando de actualidad y cada vez es un tema más determinante. Esto se ve claramente en el hecho de que, por ejemplo, desde hace varios años todos los electrodomésticos tienen que tener una pegatina en la muestren su nivel de eficiencia energética, o que desde 2013 en España todas las casas que se vendan o alquilen durante un periodo superior a cuatro meses deben tener un certificado de eficiencia energética, en el que se describe cual es su nivel de eficiencia.

Ahora que cada vez tenemos más aparatos enchufados en casa y teniendo en cuenta el crecimiento de la demanda mundial de electricidad y que los recursos del planeta son limitados, los fabricantes se esmeran en innovar para conseguir una mayor eficiencia energética. Así los usuarios no tendrán que hacer frente a grandes gastos de electricidad y podrán gastar el dinero ahorrado en comprar más aparatos. Pero, ¿qué es y cuáles son las ventajas y problemas de la eficiencia energética?

Qué es la eficiencia energética

Muchos se preguntarán qué es la eficiencia energética, pues bien, se trata de una práctica que tiene como objetivo reducir el consumo de energía sin que ello repercuta en la calidad del resultado final. Por ejemplo, que nuestra lavadora pueda limpiar la ropa igual o mejor utilizando menos energía eléctrica, o que nuestro televisor nos de una definición mayor y tenga una pantalla más grande sin que ello acarrée un mayor gasto eléctrico.

Esta cuestión no se da solo con los electrodomésticos, se da en los hogares en general por el funcionamiento de la calefacción y el aislamiento de la casa, por los métodos de iluminación empleados y la orientación de la casa, configuración de la fachada, tamaño y composición de las ventanas. La eficiencia energética también se da en la industria, en la condución de nuestro coche, etc.

De todas formas, toda la eficiencia energética no está en manos de los investigadores y científicos que mejoran nuestros aparatos, hogares, etc. Gran parte de la eficiencia energética reside en el modo de empleo, en los hábitos de uso de estos aparatos que tenemos. Por ejemplo, dejar la nevera abierta supone una pérdida energética, tener la calefacción a tope y la ventana abierta supone también una ineficiencia energética, o tener un coche técnicamente muy eficiente pero conducirlo de manera brusca.

Ventajas de la eficiencia energética

La eficiencia energética tiene muchas ventajas de diferente índole, pero sobre todo vamos a destacar las ventajas medioambientales y de ahorro.

Las ventajas medioambientales son evidentes, al consumir menos energía para conseguir el mismo resultado estamos tensionando menos el medio ambiente, ya que se quemarán menos combustibles fósiles, se tendrán que construir menos presas hidroeléctricas, se utilizarán menos las centrales térmicas, no harán falta las centrales nucleares, etc.

Las ventajas de ahorro son también evidentes, al consumir menos energía nuestra factura de la luz, o de calefacción o de combustible del coche será menor.

Problemas de la eficiencia energética

Aunque a primera vista pueda parecer que todo son ventajas en el tema de la eficiencia energética, también existen algunos inconvenientes.

El mayor problema es que al dársele tanta importancia a la eficiencia energética, la industria está innovando con mucha rapidez, y, entre otras cosas, para obligar a los usuarios a reemplazar sus aparatos electrónicos, coches y demás, se da el fenómeno de la obsolescencia programada. Los usuarios denuncian que los aparatos están programados para durar X años y después dejar de funcionar, obligando así a dichos usuarios a consumir. Los fabricantes, por su parte, aseguran que dicha programación no existe y que símplemente fabrican los productos para que duren X años porque pasados esos años el mercado ofrece productos mucho más eficientes, y que así ambos, usuarios y fabricantes salen ganando; los primeros porque tienen un producto innovador con nuevas y mejoradas características y una eficiencia energética mayor, y los segundos porque aumentan sus ventas.

Puede que este planteamiento tenga sentido económicamente; el usuario al comprar un producto nuevo pero más eficiente, aunque hace una inversión fuerte al principio, lo termina amortizando por su bajo consumo de energía y el consiguiente ahorro energético, y el fabricante al vender más tiene más dinero para investigar y seguir mejorando y a su vez generar mayor empleo y ampliar el número de trabajadores (recordemos que los usuarios son potenciales trabajadores). Básicamente la rueda de la economía.

El problema medioambiental es el tema principal, ya que al desechar aparatos tras pocos años de uso y estar continuamente fabricando nuevos modelos se emplean recursos materiales y naturales de manera excesiva y se generan muchos residuos, que a día de hoy aun no se reciclan de manera eficiente.

La eficiencia energética en España

En España la etiqueta de eficiencia energética que deben llevar todos los electrodomésticos e inmuebles que se quieran vender o alquilar por un periodo superior a los 4 meses deben tener una pegatina o etiqueta estandarizada.

La etiqueta energética muestra una calificación que va de la A a la G acompañada de un cromatísmo de colores que va del verde al rojo. La valoración se hace midiendo la electricidad que hace falta para su funcionamiento y teniéndo en cuenta cuanto por encima o por debajo de la media está dicho consumo. Como la innovación llega cada vez más lejos, se han creado dos categorías por encima de la A, que son la A+ y la A++.

loadInifniteAdd(infinite_adv_1);

Según la directiva de eficiencia energética en edificios que rige en España mediante el Plan Integral de Vivienda y Suelo, desde 2013 todos los inmuebles que se vendan o alquilen durante un periodo superior a cuatro meses deben tener un certificado de eficiencia energética, en el que se describe cual es su nivel de eficiencia.

erenovable.com

Newsletter
Lo más interesante
Top 6
artículos
Síguenos