Energía nuclear, ¿buena o mala?

La energía nuclear, ¿buena o mala? La pregunta que todo país se hace, antes de acometer la construcción de una o varias centrales nucleares en su territorio. Lo cierto es que la energía nuclear, como todo, tiene sus ventajas y sus inconvenientes. Para que saques tus conclusiones, te vamos a contar todo sobre la energía nuclear. Empezando por explicarte qué es.

¿Qué es la energía nuclear?

Empezamos por lo básico: ¿qué es la energía nuclear? La energía nuclear es la energía que se genera en el núcleo atómico, lo que viene a ser la parte central de un átomo. Por otro lado, los átomos son las partículas más pequeñas en las que un material puede ser dividido.

Para saber qué es la energía nuclear, debemos saber que en cada átomo hay dos tipos de partículas: neutrones y protones. Ambas partículas siempre van unidas y lo están gracias a la energía nuclear, que ejerce la fuerza suficiente para hacerlo.

Gracias a la tecnología nuclear, el ser humano fue capaz de convertir esa energía nuclear en otras energías más aprovechables. La más común y la más consumida en todo el mundo es la energía eléctrica.

Cómo se produce la energía nuclear

Una vez sabemos qué es, aprendamos cómo se produce la energía nuclear. Una producción que puede darse de dos formas distintas: fisión nuclear o fusión nuclear

  • Fisión nuclear

La fisión nuclear se da cuando el núcleo del átomo se divide. En este caso, para hacerlo, lo habitual es violentar el propio núcleo. Al fragmentarse, su masa es inferior a la habitual. Incluso si sumamos todos los fragmentos, la masa final es inferior a la primigenia. La masa que ha quedado, se transformará en energía.

La fisión nuclear es un proceso al que se puede llegar por dos vías:

+ Fisión inducida – Se da cuando el núcleo de un átomo atrapa a un neutrón

+ Fisión espontánea – Como el nombre indica, se da de forma inesperada. En este caso, cuando el isótopo se desestabiliza.

  • Fusión Nuclear

La fusión nuclear, por su parte, se da cuando se unen dos núcleos atómicos iguales. En este caso, deben ser ligeros por demás y emitir neutrones. Al producirse, el núcleo absorbe mucha energía, que se puede obtener gracias a los rayos gamma y la energía cinética que genera el movimiento de los neutrones.

La fusión nuclear, para llegar a producirse, debe cumplir varias premisas que no siempre se dan. Para empezar, la temperatura debe ser extremadamente alta, así los electrones de los dos núcleos se separarán. En segundo lugar, es imprescindible que los dos átomos estén confinados, con el objetivo de que su temperatura no baje. Por último, el plasma que se acaba formando debe contar con una densidad concreta para desatar la fusión nuclear.

Si no se cumple uno de los tres requisitos, no habrá fusión nuclear. Una fusión nuclear que, como toda esta energía, es altamente peligrosa.

Cómo funciona la energía nuclear

Es hora de conocer cómo funciona la energía nuclear. Como ya hemos comentado, es la colisión entre varios elementos del núcleo central. Ahora, lo que provoca esa colisión es el plutonio, uranio y torio que recibe el neutrón. A partir de ese momento, la energía crea otros dos neutrones que vuelven a chocar con sus don núcleos, y así de forma sucesiva.

Entender cómo funciona la energía nuclear, es entender que este proceso genera una energía descomunal, sobre todo calorífica. El objetivo de las centrales nucleares es que este proceso esté controlado. Y lo han conseguido, obviamente.

Para empezar, diluyendo el material fusionable y reduciendo la velocidad de los neutrones. Para ello, utilizan el denominado moderador. Una vez controlado el proceso, la central nuclear tiene la ocasión de almacenar esa energía. Lo hace con elementos refrigerantes que no sólo enfrían la energía, sino también el reactor nuclear. Ojo, el refrigerante, en muchas centrales nucleares, es agua.

De hecho, lo que falló en la central de Fukushima, en Japón, fue el sistema de enfriado principal y el de reserva. Así, el reactor se sobrecalentó y la presión hizo que el vapor se escapara de la central, a pesar de estar cerrada de forma estanca. Obviamente, ese vapor que soltó era radiactivo.

Y es que, habitualmente, el reactor nuclear está a una temperatura de 1.200º, pero el riesgo de fusión nuclear se da cuando se alcanzan los 3.000º

Características de la energía nuclear

Por últimos, repasamos las características de la energía nuclear. Características que la convierten en una fuente de energía sin igual pero con muchos riesgos a asumir.

Entre las características de la energía nuclear, la más reconocible es su capacidad casi ilimitada. La bestial producción de energía que supone la energía nuclear es tremenda. Sobre todo, cuando la comparamos con otros tipos de energía conocidos. Eso sí, la energía nuclear genera cantidad de residuos radiactivos, que son muy complicados de hacer desaparecer.

¿La energía nuclear es buena o no? ¿Estamos a favor o en contra de las centrales nucleares? Desde Erenovable, hemos publicados diferentes puntos de vista y de opinión acerca de este tema. Greenpeace contra la energía nuclear mientras que el hijo de Fidel Castro apuesta por la energía nuclear o bien que España tiene opiniones divididas sobre la energía atómica.

Los mencionados anteriormente son sólo algunos de los ejemplos pero las opiniones sobre energía nuclear son controvertidas. ¿Debemos tener miedo de la energía nuclear o no? ¿Hay que dejar de lado este tipo de energía o por el contrario, hay que insistir en ella? ¿Cuál es el futuro de la energía nuclear en el mundo? ¿Cuál es el coste de la electricidad de origen nuclear?

Recientemente, hemos recordado el accidente de Chernóbil. Por ello, es muy importante definir cuál es el riesgo nuclear de las centrales y de los laboratorios. Por otra parte, también es interesante indagar acerca de la problemática puramente tecnológica que presenta la organización del trabajo y del control de la seguridad nuclear así como la seguridad de las instalaciones nucleares. Las preguntas son demasiadas y continúan. ¿Quién controla el estado de los laboratorios privados? ¿Qué sucede con los desechos nucleares? ¿Cuál es el riesgo de contaminación?

Como bien sabemos, existen muchas formas de energía (fósiles, del carbón y el gas, hidráulica, solar, eólica, geotérmica, biomasa, etc.). Algunas de esta energías son energías renovables, energías limpias y otras no lo son.

Si pensamos en el carbón, por analizar un ejemplo cualquiera, veremos que las reservas mundiales de carbón son suficientes, en teoría, para producir toda la electricidad que necesitemos durante unos cien años, aproximadamente. Sin embargo, es probable que en el futuro más y más cantidad de carbón sea convertido en combustibles líquidos más valorizados y no esté más disponible para generar electricidad. De todos modos, el carbón no pertenece al grupo de las energías limpias y supone un problema medio ambiental debido a que su combustión libera dióxido de carbono y aumenta el efecto invernadero.

En los países occidentales, la energía nuclear resulta interesante porque la mayoría de las centrales nucleares y el coste de la electricidad sigue siendo competitivo. Pareciera ser un sector muy rentable y muy activo. Sin embargo, el calor generado por la radioactividad del uranio produce aproximadamente 16.000 veces más energía que el carbón, por ejemplo. Una central nuclear de 100 MWe consume el equivalente a 3.1 millones de toneladas de carbón anuales pero sólo 24 toneladas de unario.

Seguramente, la polémica y las diferentes opiniones continuarán pero es interesante detenerse a reflexionar acerca de la energía nuclear. ¿Es positiva o negativa para nuestro planeta?

También te puede interesar:

Lo más interesante
Top 6
artículos
Síguenos