Cómo hacer un compost casero para nuestro jardín o nuestro huerto

El compost es muy útil para aquellos que desean cultivar un huerto en casa, y aunque lo podemos comprar en tiendas de jardinería especializadas, también es posible hacerlo en casa, de modo que vamos a ofreceros ahora todas las pautas y consejos para que sepáis cómo hacer un compost casero para nuestro jardín o nuestro […]

El compost es muy útil para aquellos que desean cultivar un huerto en casa, y aunque lo podemos comprar en tiendas de jardinería especializadas, también es posible hacerlo en casa, de modo que vamos a ofreceros ahora todas las pautas y consejos para que sepáis cómo hacer un compost casero para nuestro jardín o nuestro huerto.

Como hacer un compost casero para nuestro jardin o nuestro huerto

Cómo hacer un compost casero para nuestro jardín o nuestro huerto

Como hacer un compost casero para nuestro jardin nuestro huerto

Hacer compost casero es una práctica que se está convirtiendo en algo cada vez más común entre las personas que tienen un huerto urbano en casa o un jardín lleno de plantas y flores. Si deseas hacer el tuyo propio y no sabes por donde empezar, nosotros te vamos a ir guiando paso a paso para que de forma fácil, puedas crear tu sistema de compostaje casero .

Gracias al compost casero, lograrás tener un excelente fertilizante para el césped y la horticultura, que garantizará un excelente crecimiento para las flores, plantas, frutas y verduras, mientras que por otro lado, podrás aprovechar algunos de los deshechos en el hogar con el fin de realizar tu compost. Veamos primero como hacerlo paso a paso.

Compra el compostador adecuado para ti

Para comenzar a hacer tu compost casero de forma correcta, deberás tener un recipiente adecuado para el compostaje . Encontrarás este tipo de recipientes en viveros y tiendas de jardinería. O bien, puedes intentar obtener información de tu municipio, ya que en algunos se proporcionan a los residentes con el fin de crear huertos urbanos que están cada vez más presentes, en todas las poblaciones. Y también podemos recomendaros la opción Amazon , donde vas a poder comprar varios tipos de compostador en función del tamaño que necesites para el huerto o jardín que desees fertilizar.

La elección específica de un buen compostador tendrá que basarse en dos parámetros, el tiempo que suele dedicar al verde de la casa y la cantidad de residuos producidos en promedio de su jardín .

Cuando hablamos de compostadores tenemos que imaginar una campana de plástico, abierta en la parte superior y, posiblemente, en un lado o en la base. La primera abertura servirá para insertar desechos orgánicos, la lateral, que puede considerarse como una puerta para abrir y cerrar, servirá para extraer el compost listo para usar.

Cualquiera que sea nuestra elección, no podemos olvidarnos que los compostadores deben ser: sin fondo, quizás equipados con una red, para secar los desechos húmedos, favoreciendo la ventilación, para evitar incluso los malos olores. También será bueno tener en cuenta elegir un compostador que esté equipado con cubierta o sábanas, para evitar el sol directo o fuertes lluvias.

Elige el lugar más adecuado

El mejor lugar para el nuevo compostador será un área no excesivamente expuesta a la luz solar y no demasiado húmeda. Esto es para evitar que el contenido se pudra.

Entre las características inevitables para el lugar ideal, un terreno seco y posiblemente plano . Y, si desea optimizar el proceso de compostaje, recuerde eliminar ramas, cáscaras, raíces, hojas y cualquier otra cosa antes de colocar el recipiente.

Qué compostar y qué no

A la hora de compostar, debes asegurarte de poner las cosas correctas en la canasta de compost para producir un producto saludable y nutritivo para el jardín. En general, se cree que si se descompone, puede terminar en el contenedor. Pero ese no es el caso.

Por ejemplo, hay algunos tipos de fruta que es mejor dejar sin componer , pero también hay cosas que nunca pensaste que podrían servirte para hacer abono. Es el caso por ejemplo de la lista que enumeramos a continuación y que sin duda, os va a sorprender:

  • Guantes de látex y preservativos
  • Tapones de corcho
  • Vino y cerveza avanzados.
  • Palillos de dientes y cerillas
  • Bastoncillos de algodón
  • Tejidos y fibras naturales.
  • Galletas y cereales
  • Alimentos enlatados líquidos
  • Pelo de animales y comida seca para perros y gatos.
  • Pegamento de vinilo y cinta adhesiva de papel
  • Plumas y pelaje
  • Recortes de cabello y uñas
  • Papel usado, textiles, servilletas y rollos de papel higiénico.
  • Flores muertas

Por otro lado, podemos hacer también compost a partir de verduras, bolsas de té usadas, periódicos, hojas , hierba cortada y otros desechos del jardín.

Sin embargo, no será bueno que utilicemos frutas y verduras cocidas , carne , productos lácteos , pañuelos usados y plantas enfermas. Solo así el suelo estará sano, libre de huéspedes no deseados y malos olores.

Y para que el proceso comience rápidamente, necesitarás también un activador de compost (que podemos comprar en tiendas de jardinería) o que podemos hacer a partir del uso de «ingredientes» como hojas de ortiga, miel, flor de manzanilla, raíz de valeriana y corteza de roble. Dejamos que todo se seque y deshidrate y luego lo machacamos hasta que nos quede en forma de polvo, luego se le suma rocas en polvo y harina de huesos, mezclando todo y disolviendo en agua (1 kilo del activador es suficiente para 100 litros de agua). Añadimos paja picada y se coloca sobre el compost en forma de capas.

Como hacer un compost casero nuestro jardin o nuestro huerto

La relación carbono / nitrógeno

Un factor fundamental en la composición de la pila es la presencia de carbono y nitrógeno que permiten la vida de los microorganismos útiles para la descomposición. Demasiado nitrógeno causa malos olores, mientras que demasiado carbono ralentiza el proceso. Una regla simple para mantener es equilibrar la cantidad de material «verde» rico en nitrógeno (césped cortado, restos frescos de jardín y cocina) y material «marrón» que suministra principalmente carbono (hojas secas, paja, astillas de madera, aserrín, papel y cartón).

Usar las ramitas en el compost es muy útil, precisamente porque son elementos que reequilibran la relación de carbono en comparación con el pasto y los desechos de cocina, que tienen más riqueza de nitrógeno.

Para hacer esto, es mejor cortar las ramas con una trituradora , para que las ramas se puedan abonar rápidamente. Esta herramienta es muy útil para el compostaje.

Control de humedad y torneado

El montón no debe estar seco, pero no con agua estancada. Para medir la humedad de la pila, puedes usar el método de puño: simplemente sostén un poco de material en la mano, la cierras y verificas la cantidad de agua que sale. Lo ideal es que libere un poco de humedad, si permanece completamente seco, está demasiado seco, si en cambio gotea agua demasiado húmedo..

Cuando la pila está demasiado húmeda, uno interviene agregando material seco (por ejemplo, paja), si se seca demasiado, es útil humedecerla.

El compost debe moverse periódicamente para oxigenar y mezclar el material, es una operación muy simple que se puede realizar con una horquilla, es conveniente girar el montón 2-3 semanas después de agregar material fresco y luego hacerlo cada 2/5 meses dependiendo del clima y el tamaño del compost.

Un poco de paciencia

Una vez que hayas ingresado todo lo que necesitas, puedes relajarte, ya que vas a necesitar algo de paciencia para que comience el proceso y comience el compostaje. De vez en cuando será bueno sin embargo, asegúrese de que el compost no esté demasiado húmedo ni demasiado seco y, para equilibrar la consistencia, agrega sustancias que sequen o humedezcan el contenido, en función de las necesidades que tengamos tal y como hemos señalado en el punto anterior.

Debemos recordar que para mantener el compost, es importante que esté siempre bien ventilado y no se apresure, dado que este es un proceso que puede llevar meses.

Comienza a usar el compost

El compost estará listo para empezar a utilizarse cuando el suelo en la parte superior del compostador haya alcanzado un tono muy oscuro, casi negro. En este punto, ya podemos mezclar nuestro compost casero con la tierra para de este modo aprovechar residuos para asegurarnos que nuestros cultivos, plantas y flores crecen más bellas que nunca.

Artículo de interés:

También te puede interesar