Escrito por Tendenzias

Calentar la casa en invierno con una maceta y una vela por menos de 20 céntimos al día

Aunque aún estamos en verano, es el momento de ir empezando a preparar la casa para el frío. Antes de que nos demos cuenta el otoño estará entre nosotros y las temperaturas empezarán a bajar. Calentar el hogar suele ser un problema, ya que si uno elige tener la calefacción al máximo para estar calentito, deberá poder atenerse a las consecuencias de una factura con muchos números, tal vez más números que los que tenemos en el cheque de nuestro sueldo.

Por ese motivo puede que lo mejor sea recurrir a las técnicas caseras, que suelen ser o gratis o muy baratas. Hoy vamos a hablar de uno de esos trucos caseros o recursos para crear aparatos ecológicos sencillos pero que funcionan. Vamos a ver cómo calentar la casa en invierno con una maceta y una vela por menos de 20 céntimos al día. Es un truco milenario que aún muchas personas utilizan.

calefactor vela

Calefactor con macetas, tuercas, arandelas, tornillos y velas 

Mucha gente se estará preguntando: ¿con 20 céntimos?, ¿de verdad? Así es, lo decimos en serio. Después de todo, eso es lo que cuesta comprar una vela sencilla, ¿no? Si queremos calentar nuestro hogar cuando llegue el frío por poco más de unos céntimos, presta atención a este tutorial con el que vamos a enseñarte cóm ohacerlo, aquí en Erenovable. Es sencillo de realizar, y podemos tener calor renovable y barato.

calefactor ingredientes

Lo primero que vamos a ver son los materiales necesarios para construir esta fuente de calor renovable:

  • Necesitamos tres macetas, es necesario que sean de cerámica. Os aconsejamos que vayáis a un vivero y allí pidáis tres macetas de una, dos y cuatro pulgadas.
  • Arandelas:  Vais a necesitar doce arandelas Una de ella de una pulgada. Otra de 1/2×1/4. Otras tres serán de una pulgada, 1/4 y las ocho arandelas restantes de 3/4×1/4.
  • Tuercas: Es necesario comprar siete tuercas de 1/4 de pulgada.
  • Tornillos: Un único tornillo que tiene que medir lo mismo que la maceta y de 3×1/4 de pulgada.

Si no estás tan acostumbrado a estas medidas, y herramientas nuestro consejo es que imprimas esta página y la lleves a la ferretería. Allí sabrán resolverte todas las dudas y darte el material necesario.

Aunque no estés acostumbrado al bricolaje casero no te preocupes, es mucho más fácil de lo que crees. Sólo necesitas paciencia y un poco de maña. Además, como los materiales no son caros, si tienes algún problema y se rompe algo siempre puedes volver a adquirirlo e intentarlo de nuevo.

Calentar la casa en invierno con una maceta y una vela por menos de 20 céntimos al día

Este ingenioso calefactor recurre a una idea milenaria, que es la de calentar un material a base de llama, para que este irradie y potencie ese calor.

Es un calefactor casero por lo que tenemos que ser realistas, en pocos segundos no va a calentar habitaciones muy grandes, ya que actúa de forma lenta, pero segura. La única diferencia entre un radiador normal, es decir, eléctrico o de gas, es que calentará antes la habitación pero el que os proponemos funciona perfectamente y sin problema.

Ahora os preguntaréis ¿cómo funciona el radiador casero fabricado con macetas? Este invento tiene un funcionamiento sencillo pero eficaz, recoge el calor que emite la vela y, a través de la maceta con las tuercas y arandelas, irradiará el calor por toda la habitación o lugar donde lo coloquemos. Lo sorprendente es que con la llama que da una pequeña vela vamos a poder disfrutar de calefacción.

calefactor maceta vela

Los pasos para que funcione este radiador son los siguientes:

  1. Con la vela encendida que coloquemos debajo de los tornillos, tuercas y arandelas (como en la imagen de arriba) el calor que desprende quedará almacenado en el acero.
  2. Como ese calor se transmite y se propaga llega a la maceta de cerámica, a la primera y más pequeña.
  3. Poco a poco sigue propagándose ese calor entre maceta y maceta, pero lo bueno es que ese calor no se pierde entre capa y capa.
  4. En el momento que llega a la última maceta y comienza a radiar la habitación. Esto se debe al funcionamiento que hemos explicado cada maceta transmite el calor a la siguiente hasta que sale fuera.
  5. Es perfecto para una habitación pequeña o un espacio no muy grande donde la temperatura aumentará cuatro grados.

Cómo hacer el calefactor casero con unas macetas y una vela

Una vez que os hemos explicado el funcionamiento y los materiales que necesitáis vamos a centrarnos en cómo hacer este radiador casero con unas macetas y una vela. En las siguientes imágenes veréis el proceso para que no os surjan dudas y sepáis el orden correcto.

calefactor ceramica

Para comenzar tenéis que poner el tornillo ese que hemos comentado antes, el del tamaño de la maceta, en el agujero grande. A continuación habrá que poner las tuercas y arandelas para ir ajustando las demás macetas. De esta manera el calor no se perderá entre maceta y maceta.

calefactor maceta

Vídeo de cómo construir un radiador casero con macetas y una vela

Con este vídeo podréis ver perfectamente paso a paso para que no tengáis dudas a la hora de construir este radiador casero. ¿Qué os parece?

loadInifniteAdd(infinite_adv_1);

Otros trucos para ahorrar en luz y gas en invierno

Este es uno de los trucos más famosos a la hora de calentar la casa con poco dinero. Pero no es el único. Como vamos a ver a continuación, existen otros métodos y trucos para ahorrar en luz y gas en invierno. ¡No te los pierdas! Seguro que te sirven para orientarte y preparar la casa de cara a la próxima temporada fría.

Revisión de toda la casa

Este primer truco es de sentido común, pero a muchos se nos olvida de año en año y luego puede ser un problema. Lo cierto es que lo primero que hay que hacer para ahorrar en luz y gas en invierno es revisar bien toda la casa.

  • Ventanas: Asegúrate del cierre. Todas deben cerrar bien y no dejar que se escape el calor y entre el frío. Si alguna tiene problemas con esto debes arreglarla antes de que llegue el invierno. Un pequeño gasto a tiempo evitará que derroches en calefacción durante la temporada de frío.
  • Radiadores: Para esta revisión hay que esperar a que empiece la temporada de encender la calefacción. Hay que comprobar que todos funcionan bien, llega el calor a ellos y están bien purgados. Eso hará que el calor se distribuya de manera uniforme por la casa.
  • Puertas: Igual que pasa con las ventanas es bueno asegurarse que cierran bien y no presentan problemas para conservar el calor.
  • Termostato y caldera: Hay que cumplir con la normativa y revisar este tipo de aparatos para estar seguros de su buen funcionamiento. Esto ahorra muchos costes a la larga y también evita graves problemas.

Una buena puesta a punto de la casa cuando va a comenzar el invierno o el otoño, dependiendo de zonas, hará que te asegures el buen funcionamiento de todo. Así evitas el sobrecoste de gas y luz durante los meses de más frío.

Cerrar puertas de habitaciones en desuso

A menudo ocurre que en una casa hay habitaciones que no se usan. Puede ser que antes vivieran más personas en esa casa y ahora ya se haya ido vaciando poco a poco. O puede que se haya comprado o alquilado de gran tamaño en vistas a proyectos familiares o personales que aún no se han llevado a cabo.

Sea como sea aislar las habitaciones en desuso ayuda mucho. Puedes cerrar un poco los radiadores de estas habitaciones, ya que no necesitan tanto calor. Y al cerrar la puerta de esas habitaciones evitarás que el calor del resto de la casa se meta en esas habitaciones creando una bajada de temperatura generalizada.

Lo que no recomendamos es cerrar el radiador al completo. De esa manera conseguirías que esas habitaciones se queden completamente frías y absorban el calor de las habitaciones que tienen al lado, por la pared. Es mejor mantenerla en una temperatura razonable. Además, si se trata de estancias susceptibles de usarse en invierno, en el momento de volver a calentarlas desde cero el coste será mucho mayor. Es lo que ocurre con las habitaciones de invitados, por ejemplo.

loadInifniteAdd(infinite_adv_2);

Calefacción estable

Muchas veces cometemos el error de dejar que la casa de enfríe y luego calentarla de golpe. Por ejemplo, dejamos la calefacción apagada durante las horas que estamos fuera trabajando. Al volver por la noche, que es cuando más frío hace en la calle, la ponemos a tope para que la casa se caliente rápido. Esto es un error, se derrocha mucha energía y el consumo es muy caro.

Es mucho más económico mantener la casa siempre a una temperatura media. No hace falta que la casa esté caliente todo el día, pero no hay que dejar que baje demasiado la temperatura. Así luego calentarla un poco más cuando vuelves al hogar no será tan costoso.

Tampoco es necesario pasarse y subirla mucho. Es mejor mantener la casa a unos 21 grados, y si aún tiene algo de frío ponerte una bata o un jersey gordito. Estarás muy confortable y el consumo en luz y gas no será tan alto.

Aprovechar la energía solar

Durante el día, si no está nublado, el sol es una potente fuente de calor. Deja las cortinas abiertas y las persianas subidas para dejar que los rayos del sol entren en casa y la calienten. Además, el poder de los cristales como efecto invernadero o lupa hace que el calor sea mucho más potente. Cuando caiga la noche puedes bajar las persianas y cerrar las cortinas para retener ese calor dentro de la casa.

Evitar el “stand by”

No somos conscientes de lo que gasta un aparato mientras está en “stand by” o “modo de espera”. Solemos creer que es lo mismo que apagarlos y desenchufarlos de la corriente, pero no. Un radiador eléctrico que dejamos en ese modo sigue consumiendo, a pesar de no dar calor a la casa.

Esto mismo ocurre con la televisión, radios, vídeoconsolas, ordenadores… Cualquier aparato que vaya conectado a la corriente eléctrica no deja de consumir hasta que no cortas esa conexión con la corriente.

loadInifniteAdd(infinite_adv_3);

Puede parecer que el consumo en este modo no es muy alto. Efectivamente, un único aparato no va a hacer que tu factura suba muchísimo. Pero, ¿cuántos aparatos eléctricos tenemos hoy en día en cada hogar? Seguro que si te pones a contar te salen alrededor de una decena, y todos ellos están consumiendo energía las 24 horas del día.

Seguro que te interesa seguir aprendiendo sobre otras formas de producir energía y mantener bien el hogar sin contaminar, aprovechando energías renovables:

erenovable.com

Newsletter
Lo más interesante
Top 6
artículos
Síguenos