Escrito por

Etiqueta energetica

Como usuarios de la red de electricidad, podemos tomar el compromiso de colaborar con la necesidad de ahorro energético en nuestra sociedad. No sólo recortando el consumo de energía en nuestro hogar y lugar de trabajo. Sino que también esto puede lograrse utilizando aparatos con mayor eficiencia energética. La etiqueta energética será nuestra guía al comprar un electrodoméstico para poder elegir un modelo adecuado y de ella te hablamos a continuación, sobre qué es y cómo se obtiene.

Qué es la etiqueta energética

La etiqueta energética es un documento que informa a los consumidores sobre las características y el consumo de energía de cada modelo de electrodoméstico en venta.

Etiqueta energetica que es

Es un documento muy importante a tener en cuenta al comprar un nuevo electrodoméstico, ya que permite evaluar los costos de operación de cada electrodoméstico, ayudando a elegir, con las mismas características técnicas, el electrodoméstico con el menor consumo de energía.

La etiqueta energética es obligatoria en todos los países miembros de la Unión Europea. Debe mostrarse por el comerciante, delante o encima de todos los electrodomésticos en venta, incluso si todavía están embalados. En el caso de compras realizadas por correo o de manera online, el vendedor debe divulgar la energía y el rendimiento funcional del producto en el catálogo de ofertas públicas.

En Erenovable siempre nos referimos a los problemas que se generan por el uso de fuentes de energías no renovables y de la consiguiente necesidad de fomentar el desarrollo de energías renovables, no debemos perder de vista que –al mismo tiempo- es esencial producir un importante ahorro en nuestro consumo de energía. Por eso no sólo debemos poner en práctica hábitos para ahorrar electricidad en casa, también debemos optar por electrodomésticos eficientes. Y ahí es donde entra en juego esta Etiqueta Energética que acabamos de definir.

Cuando hablamos de que un aparato eléctrico es más eficiente que otro, nos referimos a que consume menos energía para hacer el mismo o similar trabajo. La etiqueta energética que aparece en los electrodoméstico hace constar su nivel de eficiencia energética, clasificándose desde la letra A (los más eficientes) a la letra G (los menos eficientes).

Gracias a la mejoras continuas que introducen los fabricantes, se espera en el futuro que esta escala de eficiencia energética en electrodomésticos crezca hacia arriba con A+, A++ y A+++, eliminando las categorías inferiores. De hecho, los frigoríficos y congeladores ya han incorporado las clases Clase A+ (aparatos con un consumo inferior al 42% del consumo medio de un aparato equivalente) y la Clase A++ (para aquellos con un consumo inferior al 30%).

La etiqueta energética es como decimos, de uso obligado en Europa, y también se utiliza en muchos otros países del mundo. En ella debe figurar la siguiente información: marca, denominación del aparato y clase de eficiencia energética. En algunos casos se incluye también otros datos como –por ejemplo- la capacidad de congelación para frigoríficos.

Qué electrodomésticos deben llevar la etiqueta energética

Etiqueta energetica electrodomesticos

Los siguientes son los electrodomésticos que están incluidos en el marco de la Etiqueta Energética:

  • Frigoríficos y Congeladores.
  • Aire acondicionado.
  • Lavadoras.
  • Lavavajillas.
  • Secadoras, lavadoras y lavadoras-secadoras.
  • Fuentes de luz domésticas.
  • Horno eléctrico.
  • Lámparas eléctricas
  • Calderas y sistemas de calefacción

A esta lista tenemos que añadir además los actuales robots de limpieza y también aspiradoras, que recientemente, han sido protagonistas de una reforma de la UE que ha decidido prohibir, a partir de septiembre de 2017, los modelos que consumían demasiado y , introduciendo, en consecuencia, una nueva regulación para la etiqueta energética de estos productos.

Cómo leer la etiqueta energética

Las etiquetas de los diversos equipos presentan elementos recurrentes y una apariencia gráfica similar.
El nombre del fabricante o de la marca y la identificación del modelo están siempre presentes, junto con la indicación del consumo anual de electricidad en kWh. 

Etiqueta energetica

La información más importante en la etiqueta es la relacionada con la eficiencia energética. Una serie de flechas de mayor longitud, asociadas a las letras A a G, permiten comparar el consumo de diferentes electrodomésticos y elegir el electrodoméstico que consuma menos. Como ya hemos indicado, la letra A indica un menor consumo. Las letras de B en adelante indican más y más consumo.

Para algunos electrodomésticos ya dijimos que  también hay clases A +, A ++ y A +++ que indican productos cada vez más eficientes.Finalmente, algunos pictogramas muestran las características técnicas del aparato.

Antes de ver cómo leer la etiqueta energética debes saber algunas de las pautas que se han de seguir para saber cómo identificarlas:

loadInifniteAdd(44636);
  • La clase de energía de los electrodomésticos “blancos” (refrigeradores, lavadoras y lavavajillas, hornos, secadoras, congeladores) también debe indicarse en el material publicitario (tanto en papel como en Internet).
  • La etiqueta energética indicará los niveles de eficiencia energética de un producto superior a los de clase A, con las abreviaturas A +, A ++, A +++ , pero el número total de clases estará limitado a 7. Los refrigeradores, lavavajillas, y lavadoras llegan hasta clase A +++ porque durante más de 10 años, estos productos han permanecido en el mercado con una etiqueta A – G. Ahora, como resultado natural de la mejora tecnológica desencadenada por las marcas, aproximadamente el 90% de estos mismos productos se encuentran dentro del rango A. la razón por la cual se han agregado niveles de desempeño aún más altos a las etiquetas existentes, para permitir a los consumidores alcanzar estándares más altos.
  • Aumentan los íconos explicativos para brindar más información al consumidor sobre cómo leer las etiquetas de energía para los electrodomésticos sin tener que recurrir a explicaciones escritas.
  • Para todos los productos mencionados , se debe incluir el consumo anual de energía (y agua) , la capacidad de carga (litros por refrigerador y congeladores, cubiertos para lavavajillas, kilos para lavadoras, etc.). Deben indicarse las emisiones de ruido (para lavadoras tanto durante el funcionamiento normal como durante la fase de centrifugado).
  • Los televisores estarán involucrados en el sistema de clasificación (anteriormente no estaba presente para esta clase de electrodomésticos), pero para esta primera fase la clase más alta seguirá siendo A.

Lo más importante de la etiqueta energética

  • La etiqueta debe colocarse claramente en el aparato . En el caso de las ventas por correo o ventas online, donde la visualización directa obviamente no es posible, el vendedor está obligado a informar al cliente sobre el rendimiento energético del artículo elegido a través de los catálogos de ofertas públicas.

Los diversos tipos de etiquetas de energía existentes no difieren mucho entre sí gráficamente hablando. Seguramente habrás notado la serie de flechas de mayor longitud de diferente color.

  • A cada flecha corresponde una letra del alfabeto muy precisa (en la precisión de A a G). La longitud de cada flecha indica el tipo de consumo, es decir, los dispositivos con alto consumo de energía tienen la flecha más larga. Aquellos con bajo consumo de energía tienen la flecha más corta en su lugar.
  • En resumen, cuanto mayor es la eficiencia energética del electrodoméstico, más corta es la flecha. En cuanto a los colores de las flechas está la misma regla de las letras, o el color verde / alta eficiencia energética mientras que el rojo / alto consumo.

Beneficios de elegir un electrodoméstico con etiqueta energética

La elección de un electrodoméstico eficiente no sólo es un beneficio en cuanto al ahorro energético. También lo es –por contrapartida- en la economía del hogar, ya que permitirá reducir nuestra factura del servicio eléctrico. Se estima que comparando equipos con prestaciones similares, el consumo de energía puede ser casi tres veces menor en un aparato eléctrico de la clase A que en uno clase G. Si estimamos que la vida útil del aparato es generalmente de más de diez años, el ahorro acumulado en la factura eléctrica si optamos por los más eficientes puede superar los 800 euros.

En España, la institución que tiene a cargo la implementación de la etiqueta energética es el IDAE (Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía). Este organismo pone al servicio de los usuarios una base de datos con el listado actualizado de los electrodomésticos con etiquetado energético de clase A o superior que podréis consultar en su sitio web.