erenovable.com

El efecto invernadero es, para muchos, lo que acabará con la raza humana a largo plazo. Para otros, un engaño de medios y agentes interesados, para ganar dinero en inversiones. Lo cierto es que el efecto invernadero es una realidad peligrosa que ya está haciendo daño, y mucho, al planeta. En este artículo te contamos todo lo que debes saber, y algo más, sobre el efecto invernadero

¿Qué es el efecto invernadero?

Antes de entrar en materia, conviene empezar por lo básico: ¿qué es el efecto invernadero? Básicamente, es el fenómeno natural que permite una temperatura media del planeta compatible con la vida. El nombre viene del efecto que se produce en los invernaderos, donde se cultivan plantas en condiciones que, fuera de ellos, sería imposible.

El efecto invernadero arranca con la incidencia de la radiación solar sobre La Tierra. Esta energía de onda corta se queda en tres puntos del planeta:

  • Absorbida por la atmósfera (rayos ultravioleta)
  • Reflejada en las nubes
  • Incisión directa en la superficie terrestre (la luz y el calor que nos llega)

Cuando los rayos llegan a la superficie terrestre, son devueltos a la atmósfera en forma de energía de onda larga. En ese trayecto, hay gases que absorben esa energía, impidiendo que salta al espacio exterior. Estos denominados gases de efecto invernadero son los que provocan que la temperatura del planeta sea compatible con la vida.

Si todo va como debe, la temperatura media en la superficie del planeta es de 14º. De no contar con estos gases de efecto invernadero, la media andaría en -18º, haciendo imposible vivir en La Tierra. De ahí la relevancia que tiene mantener este ciclo con la menor alteración posible. Algo que, por cierto, no se está consiguiendo.

De hecho, en las últimas décadas, la proliferación de gases de efecto invernadero, ha multiplicado la energía retenida en la atmósfera. Esto ha provocado que la temperatura media de 14º se vaya incrementando de forma gradual. Así es como ha surgido el temible cambio climático que está cambiando el curso de la historia del planeta, como nunca antes había ocurrido.

Causas del efecto invernadero

Las causas del efecto invernadero se pueden diferenciar en dos tipos: naturales y artificiales. Obviamente, las dos son sencillas de explicar, por lo que no perderemos demasiado tiempo en ellas.

  • Causas del efecto invernadero: naturales

Las causas naturales del efecto invernadero son las provocadas, directamente, por la propia acción de la naturaleza. Una naturaleza que puede expulsar a la atmósfera algunos gases nocivos como metano, óxido nitroso o dióxido de carbono. También ozono o vapor de agua. En este caso, volcanes, terremotos o las corrientes oceánicas pueden tener estas consecuencias

  • Causas del efecto invernadero: artificiales

Las causas artificiales del efecto invernadero son las provocadas por el ser humano. Desde la deforestación a la explotación masiva de recursos no renovables como el carbón o el petróleo. Las fábricas, los aparatos eléctricos o los vehículos a motor, contribuyen sobremanera a la aparición del efecto invernadero.

Otro elemento preocupante y que multiplica el efecto invernadero es el desmesurado crecimiento demográfico. Cuanta más gente, más recursos son necesarios, lo que supone más gases industriales a la atmósfera, con funestas consecuencias. Todo ello provoca que los gases no salgan al espacio exterior y la temperatura del planeta vaya aumentando. La consecuencia es el cambio climático que ya es una realidad preocupante.

Cómo afecta el efecto invernadero al cambio climático

Preguntarse cómo afecta el efecto invernadero al cambio climático, es preguntarse qué pasará con La Tierra en un futuro. Y es que las consecuencias del efecto invernadero en el planeta son reales y palpables. ¿Cómo afecta el efecto invernadero al cambio climático?

  • Cambios de temperatura – Los cambios de temperatura son cada vez más impactantes en todo el mundo. Hace calor en noviembre, frío en junio y las lluvias torrenciales son algo habitual.
  • Extinción – Cada año, se extinguen unas 30.000 especies entre plantas y animales
  • Nivel del mar – Durante el siglo XX, el nivel del mar ha aumentado 15 centímetros.
  • Glaciares – El deshielo de los glaciares provoca el aumento del nivel del mar. El problema es que, tras el verano, los glaciares no recuperan el grosor del hielo de antaño. El retraso del invierno y la escasez de nieve, tienen la culpa.
  • Clima peligroso – Los desastres naturales y climáticos son cada vez más habituales en todo el mundo. Terremotos, huracanes, monzones o sequías son el día a día de muchos países.
  • Potabilidad del agua – Los expertos ya han avisado de una posible pérdida de potabilidad del agua en muchos puntos del planeta. De cumplirse, el desastre, a todos los niveles, sería estrepitoso.

Para tratar de minimizar los daños, muchas Administraciones buscan soluciones contra el efecto invernadero.

Soluciones contra el efecto invernadero

Las soluciones contra el efecto invernadero pasan por la acción de los Gobiernos, pero también por la personal. Cada granito de arena que aporte una persona, es un granito más para las soluciones contra el efecto invernadero.

  • Reducción de las emisiones de dióxido de carbono
  • Uso de tecnologías eficientes
  • Obtención de energía de forma renovable
  • Ahorro de recursos naturales como agua, gas o electricidad
  • Reciclaje a todos los niveles: desde casa a las industrias más potentes a nivel mundial
  • Potenciar el uso de materiales reciclados
  • Limitar y prohibir el uso de vehículos de combustión
  • Prohibir la deforestación y potenciar la reforestación en todo el mundo. Limitar el uso de papel y madera

En el caso de cada ciudadano, estos son algunos ejemplos de soluciones contra el efecto invernadero.

  • Recicla toda la basura que generes en casa
  • Usa la ducha en vez de el baño
  • No malgastes luz
  • Utiliza transporte público. Si no es posible, usa un coche de bajas emisiones o un eléctrico.
  • Pon la calefacción entre 18º y 21º. Cada grado de más, te supone un incremento del 7% en la factura
  • Si vas a ventilar, abre la ventana 10 minutos y cierra, para que el calor de la casa no se escape.
  • Cambia tus bombillas por unas de bajo consumo. Son más eficientes, duraderas y te ahorrarán mucho más dinero del que pagarás de más por ellas
  • No dejes electrodomésticos en standby. La mitad de la energía que consume una televisión, es en modo espera.
  • Compra electrodomésticos eficientes
  • No dejes el móvil cargando toda la noche

También te puede interesar:

Deja un comentario