¿Qué es el turismo sostenible?

Erenovable.com

Para mucha gente, el turismo sostenible se ha convertido en la única alternativa a la hora de viajar. Millones de turistas se desplazan, anualmente, a todos los puntos del planeta. Con un compromiso cada vez mayor, el turismo sostenible no para de crecer a todos los niveles. Hoy te contamos qué es el turismo sostenible y los beneficios que genera.

¿Qué es el turismo sostenible?

¿Qué es el turismo sostenible? Para muchos, la única forma de hacer turismo. Básicamente, el turismo sostenible es el que se fundamenta sobre criterios de sostenibilidad. Es decir, debe ser soportable ecológicamente a largo plazo, viable económicamente y equitativo desde un punto de vista ético y social para las comunidades locales. La definición de qué es el turismo sostenible se estableció 1995, en la Conferencia Mundial de Turismo Sostenible.

Definir qué es el turismo sostenible implica que esta definición aplica a todas las formas de turismo. Es decir, todos los destinos posibles. desde el turismo de masas, al segmento turístico más exclusivo. Los principios de sostenibilidad a los que se refiere el turismo sostenible son medioambientales, económicos y socioculturales. Tres puntos que deben estar garantizados a futuro en cualquier destino turístico. Algo que no pasa en muchos casos.

Así las cosas, responder qué es el turismo sostenible es responder a una forma de turismo que respeta los procesos ecológicos esenciales y conserva los recursos naturales. Además, respeta las comunidades locales, preserva sus activos y promueve la empatía intercultural.

Por último, ofrece garantías de que la actividad económica puesta en marcha será viable a largo plazo. Tofos los agentes implicados contarán con ingresos dignos, equitativos y justos, incluyendo las poblaciones locales.

Los beneficios del turismo sostenible

Obviamente, los beneficios del turismo sostenible son innumerables. Cada vez más tenidos en cuenta, estos son los beneficios del turismo sostenible.

  • Impacto ambiental mínimo – El turismo sostenible tiene un impacto ambiental mucho menor que el turismo al uso. La clave es el uso adecuado de los recursos medioambientales, que respeta los procesos ecológicos naturales. Así, los recursos no son alterados y la diversidad biológica mantiene su hábitat
  • Integración – Uno de los grandes beneficios del turismo sostenible es su capacidad integradora. Las comunidades locales afectadas, entran a formar parte de las actividades turísticas de la zona. Esto garantiza que se mantenga el entorno natural, pero también ofrece empleo, riqueza y visibilidad a estas comunidades. Se estima que por cada puesto de trabajo directo que se genera con el turismo sostenible, aparecen otros tres puestos indirectos.

  • Mejora el sector turístico – El turismo sostenible no es un sustituto del turismo tradicional, sino una alternativa. Por tal motivo, este las empresas turísticas han visto en el turismo sostenible una oportunidad para que el sector aumente. Los implicados en este beneficio van desde las agencias de viajes, de transportes, de alojamiento, de restauración o de transportes, hasta otras como comunicaciones, ganadería o agricultura, que abastecen a las anteriores.
  • Riqueza – El turismo sostenible tiene en unos de sus beneficios más notables, la generación de riqueza para la economía local. Además, deriva en impuestos para el Estado
  • Conservación – El turismo sostenible convierte a zonas naturales en fuentes de beneficio económico. Obviamente, parte de ese beneficio económico se utiliza para mantener el entorno en condiciones y mejorarlo en la medida de lo posible. Estas mejoras incluyen a los agentes locales que, a su vez, encuentran una forma de vida cercana a su día a día. Empleo, riqueza e integración en torno a elementos que los trabajadores sienten como propios. Implicación.
  • Planificación – Para llevar a cabo toda esta labor, se requiere una planificación que implica a varias Administraciones. Locales, provinciales, regionales, incluso estatales. Trabajar por el bien común, cuando se trata de turismo sostenible, siempre es una buena noticia. Además, así redunda en beneficio económico para todos los implicados.

  • Conciencia – El turismo sostenible genera conciencia sobre la problemática que tienen muchas localizaciones. Tanto con los agentes implicados, como con los visitantes, todo el que pasa por allí se va conociendo los problemas sociales, ambientales o políticos vinculados a la zona. De paso, se potencia el consumo responsable y el respeto por el medio ambiente.
  • Respeto sociocultural – La implicación de la comunidad local conlleva una conservación y valorización de sus activos naturales, culturales o arquitectónicos. También de sus tradiciones más arraigadas que, de paso, se exponen a los visitantes.
  • Ejemplo de tolerancia – Conocer otra cultura, sus orígenes, tradiciones y entorno, implica un clima de tolerancia y empatía que potencia el entendimiento a todos los niveles
  • Precedente – Muchos de los visitantes crean conciencia de sostenibilidad. A partir de ahí, sus primeras opciones vacacionales suelen ser de turismo sostenible. Una práctica que inculcan a familiares o amigos que acaban por implicarse también. Es un boca a boca que no para de crecer.

  • Infraestructuras – Un entorno sostenible requiere de constante vigilancia, conservación y actualización. Así, las infraestructuras en torno a estas zonas suelen estar muy cuidadas y dirigidas al turismo. Las comodidades suelen ser máximas, teniendo en cuentas las posibilidades de cada zona.
  • Comunidad – Los beneficios económicos del turismo sostenible también revierten en beneficios para el entorno urbano de la zona. Los impuestos generados se convierten en colegios, instalaciones deportivas, centros de salud, centros culturales…
  • Autoestima – El éxito del turismo sostenible ayuda a mejorar la autoestima de los habitantes e implicados en la zona
  • Equilibrio – Al estar controlado, el desarrollo de la zona es equilibrado y controlado. Siempre con estudios de impacto medio ambiental y valorando las consecuencias de cada actuación.

  • Reactivación – En muchos casos, estos proyectos ayudan a relanzar zonas rurales deprimidas donde no había actividad económica. Aporta empleo, vida, riqueza y el beneficio de recuperar un entorno, sea del tipo que sea.
  • Valoriza la tradición – A partir de esta reactivación, la zona empieza a promover y poner en valor sus manifestaciones y tradiciones locales como bailes, artesanía o gastronomía, entre otras.
  • Productos de la zona – Al multiplicar el turismo en la zona, se reactiva la venta de productos locales. En muchos casos, es un buen escaparate para la venta de productos naturales, manufacturados o artesanos
  • Flora y fauna – Obviamente, todas las actuaciones que potencien un turismo sostenible, redundan de manera positiva en la fauna y la flora de la zona.

También te puede interesar:

0.00 - 0 Votos