UP

-     Escrito por erenovable

La contaminación lumínica

Si sales a dar un paseo, para pensar en tus cosas y de repente te paras, te apoyas sobre un balcón y miras al cielo. Si tienes suerte, verás una o dos estrellas, nada más. ¿Y los cielos estrellados de las películas?

la-contaminacion-luminica

Cuando diriges la mirada al cielo y no ves ninguna estrella es porque el lugar en donde estás, está hasta arriba de contaminación lumínica. Un exceso de luz, que te impedirá siempre, ver las estrellas.

Qué es la contaminación lumínica

Como comentamos anteriormente, debido a la contaminación lumínica, no se pueden ver las estrellas, debido a que hay tanta luz residual que se eleva, llegando a tapar la oscuridad natural del mundo en el que vivimos.

Pero qué es exactamente. Todo parte de la fuente de luz artificial que tenemos en la tierra. Las farolas, bombillas y hasta los semáforos, emiten una luz artificial que contaminan la atmósfera, de manera que debido a que está mal dirigida y se emite en horas en las que no debe emitirse una luz determinada, provoca una manifestación en el cielo, que no es más que la luz artificial que rebota y se refleja en las partículas de polvo.

Para comprobarlo, vete al monte y échale un vistazo a tu ciudad, desde lejos, verás que hay un halo amarillento o anaranjado que sale de la ciudad y se funde con la oscuridad nocturna. Ése mismo halo, hace que no veas las estrellas, pero tiene muchas más consecuencias.

Efectos de la contaminación lumínica

  • Limitarte un cielo estrellado, debería ser la única consecuencia, pero, por desgracia, cuenta con algunas más.
  • Luz constante es igual a trabajo de centrales constante, es decir, emisiones de gases y contaminación, aparte de privarte de la belleza de un cielo estrellado.
la-contaminacion-luminica-ciudad
  • Alteraciones de los ecosistemas de alrededor, afectando a aquellos que hacen vida tanto por la noche y recibe señales que es de día, como los que hacen vida de día y reciben señales que aún no es hora de descansar. Estos animales, acaban un poco desorientados.
  • Alteración del sueño del ser humano. Porque aunque creas que descansas de lujo tus siete u ocho horas, debido a la emisión de luz, tu cerebro no termina de desconectar del todo, especialmente si vives en plena ciudad. La privacidad de sueño, es una causa frecuente de mortalidad.

De dónde procede la contaminación lumínica

Como comentamos, proviene de las luces artificiales que están mal direccionadas ya que en vez de iluminar simplemente, lo que pretenden es dar luz a toda un área. Eso se consigue, por ejemplo, con una farola de diseño vertical, que emite luz en todas las direcciones, cuando lo correcto, es sólo dirigir la luz, hacia abajo.

Esto no ocurre en las farolas simplemente, sino en las pantallas de ordenador con un brillo exagerado y que además, se mantienen encendidos, las pantallas de los teléfonos móviles que no tienen la luz regulada o, aunque esto es obvio, los carteles publicitarios, como los que hay en las paradas de autobús o en la fachada de los edificios.

Estamos rodeados de contaminación lumínica, y expuestos a una continua estimulación a nuestro sistema nervioso.

Cómo reducir la contaminación lumínica

No es que se necesite un protocolo especial, simplemente algo de concienciación ayudaría mucho a corregir el malgasto de energía y los efectos en nuestra salud de y de los seres del planeta. Con sensores del movimiento, se pueden conseguir un ahorro considerable, ya que sólo se iluminarían las zonas que realmente necesitasen luz. Si no hay gente en esa zona, se mantendrían apagadas, ahorrando una gran cantidad de energía.

la-contaminacion-luminica-farolas

También, se deben redireccionar las luces, de manera que para que apunten hacia abajo, necesitan de una pestaña que controle la emisión de luz y consiga que no se escape, en todas las direcciones, sino que simplemente apunte hacia abajo.

Con luces de bajo consumo led, no sólo ahorrará la ciudad entera, sino que no será una luz que moleste a la vista ni perturbe nuestro sistema nervioso.

Beneficios de reducir la contaminación lumínica

  • Ahorro energético, y por lo tanto disminución de las emisiones de gases de efecto invernadero.
  • Ayuda a proteger el medio ambiente, gracias a que perturbamos en menor medida los ecosistemas naturales y los procesos que realizan los animales y plantas que los habitan.
  • Mejoran la convivencia evitando molestias a los ciudadanos debido a los resplandores y excesos de iluminación.
  • Ayudan a una conducción más segura reduciendo los deslumbramientos, y mejoran del mismo modo el tráfico aéreo.
  • Permiten el trabajo de los observatorios astronómicos.

Y es que el proteger el cielo es muy importante, como se establece en la declaración universal de los derechos de las generaciones futuras de la Unesco. “Las personas de las generaciones futuras tienen derecho a una Tierra indemne y no contaminada, incluyendo el derecho a un cielo puro”

erenovable.com

Newsletter