El protocolo de Kyoto
9 votos

El protocolo de Kyoto

¿Qué es el protocolo de Kyoto y porqué surge? En Erenovable.com te contamos más del protocolo de Kyoto.

protocolo-de-kyoto

Índice del artículo:

18c4c_kyoto_protocol

  1. El protocolo de Kyoto

  2. El efecto invernadero

  3. El acuerdo internacional del protocolo de Kyoto

El Protocolo de Kyoto

que-es-el-protocolo-de-kyoto

El Protocolo de Kyoto es un acuerdo internacional asumido en 1997 en el ámbito de Naciones Unidas y firmado por las principales economías mundiales, 163 países, con el objetivo de reducir las emisiones de gases de efecto invernadero que afectan al calentamiento del planeta.

Este acuerdo impone para 39 países que se consideran desarrollados (no afecta a los países en vías de desarrollo como Brasil, India o China) la contención o reducción de sus emisiones de gases de efecto invernadero.

El efecto invernadero

 el-efecto-invernadero

La vida en la tierra depende de la energía del Sol. Un 30% de la luz solar es desviada por la atmosfera exterior y se dispersa en el espacio, el resto llega a la superficie del planeta la calienta, y de nuevo se refleja hacia arriba en lo que se llama radiación infrarroja.

El efecto invernadero es un fenómeno atmosférico por el cual algunos gases de la atmosfera retienen parte del calor emitido por el suelo.

5963077763_1f0439cbbf

El calor que emite esta radiación infrarroja es absorbido por los gases de efecto invernadero (gases como el ozono, el vapor de agua, el metano, y el dióxido de carbono) y esto retrasa su escape a la atmosfera.

Estos gases representan un 1% de la atmosfera de la Tierra sin embargo tienen gran influencia en el clima, ya que atrapan el calor y rodean el planeta con una especie de manto de aire caliente. La temperatura promedio global de la tierra es de 15ºC, sin este fenómeno la temperatura media de la tierra sería aproximadamente de –18 grados demasiado fría para mantener el ecosistema actual.

CALN03

Si aumenta la emisión de gases efecto invernadero, estos retienen más calor y la temperatura de la tierra aumentaría. Esto se reflejaría en el clima, se produciría un cambio climático, aumentaría la desertificación.

Muchas zonas verdes se verían afectadas por el calor, los casquete polares se deshilarían, cambiarían las estaciones, las aves y su ciclo reproductivo se vería afectado.

El acuerdo internacional del protocolo de Kyoto:

el-acuerdo-internacional-del-protocolo-de-kyoto

Para llevar a cabo esta reducción de emisiones según el Protocolo de Kyoto, se tomaron como base las emisiones generadas en el año 1990, de forma, que los países que acatan el protocolo deberán reducir sus emisiones en un 8%. Para verificar el cumplimiento se medirá la media de emisiones desde el año 2008 hasta el 2012.

La Unión Europea tiene fijada una reducción del 8%, si bien se realizó un reparto entre sus países miembros, de forma, que por ejemplo a España, se le consentiría un aumento en sus emisiones de 15% partiendo como base de sus emisiones en 1990. El problema para España radica, en que, hasta la fecha, estas emisiones han aumentado en un 53%, lo que complica en gran medida el cumplimiento del protocolo de Kyoto.

España no tomó medidas para cumplir el protocolo de Kyoto hasta 2004, por lo que está en una situación difícil, y muy posiblemente deberá comprar derechos de emisión a otros países que han conseguido reducir sus emisiones más de lo fijado. De este modo se intentará que la unión europea cumpla sus previsiones. En el año 2002, la UE había conseguido reducir en un 2,9% sus emisiones con respecto a 1990.Estados Unidos es otro de los grandes protagonistas en el protocolo de Kyoto, ya que aunque firmo el acuerdo en 1998, lo rechazó posteriormente, y hasta el momento se niega a ratificarlo. Los miembros del tratado están estudiando nuevas fórmulas para que Estados Unidos y otros países muy contaminantes en vías de desarrollo, firmen el acuerdo y reduzcan sus emisiones.

En la siguiente tabla, se puede observar cuales son los objetivos y metas para la reducción (o aumento) de emisiones para los países de la Unión europea, con el fin de conseguir esa reducción global del 8%.

 
estaddistica

Vídeo sobre El Protocolo de Kyoto:

Deja tu comentario

XHTML: Puedes usar estas etiquetas: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

9 Comentarios

  1. artemio delvalle dijo...

    como puedo hacer una plantación de eucalipto, yo tengo una propiedad de 70000 hectárea y quiero hacer la plantación total de mi propiedad pero no dispongo de capital operativo en síntesis no tengo dinero para la plantación y como puedo recibir apoyo o un financiamiento total para la plantación de las 70000 hectáreas

    Responder
  2. Angustias dijo...

    Me parece muy preocupante que un país o una empresa pueda comprar derechos de emisión a otros países o empresas de otros países que han conseguido reducir sus emisiones más de lo fijado, porque de esta manera se está generando un nuevo tipo de negocio en el que la concienciación sobre el futuro del planeta nada tiene que ver. Y creo que esto es algo que ya se está produciendo. Hace unas semanas pude ver un reportaje televisivo en el que precisamente se hablaba del tema y se daban datos sobre el número de créditos que empresas españolas compran en la Unión Europea para poder seguir trabajando por haber sobrepasado el nivel de emisiones que tenían permitidas para todo el año.
    Ese no es el camino, sin duda.

    Responder
  3. Francisco Z. Lantos dijo...

    ¿POR QUÉ FRACASÓ EL CUMPLIMIENTO DE COMPROMISOS ASIGNADOS A LOS PAÍSES DEL MUNDO EN EL PROTOCOLO DE KIOTO Y POR QUÉ TENDRÁN LA MISMA SUERTE LOS ACUERDOS SOBRE EL MISMO TEMA PRONUNCIADOS EN LA CUMBRE DE BALI?

    La razón del fracaso del cumplimiento de los compromisos asignados para los países en el mundo en el Protocolo de Kyoto ha sido y es que en los programas de las conferencias y cumbres de las Naciones Unidas el problema del cambio climático se ha tratado aisladamente como un hecho dado en sí y no como un efecto de una causa, ignorada por ellos.

    Esta causa que yo he pronunciado en mi artículo “Causa y Solución del enorme aumento de la población en el mundo” en el año 1966 en la revista “Arquitectura” del COAM, es la extremadamente materialista “filosofía del mundo y de la vida” del hombre contemporáneo que ha causado la degeneración del justo equilibrio entre la parte espiritual e instintiva de su naturaleza especial humana, el único estado cuando el hombre puede con su conducta y actividades adaptarse de manera natural y espontánea, como los otros seres animados por debajo de su nivel, a las Leyes de la Naturaleza y evitar con ello causar daño al perfecto y armonioso desarrollo de nuestro Mundo Manifestado, dentro del que se realizan todas las vidas que lo componen.

    No reconocer este hecho, sino continuar tratando este mal aisladamente de su causante como lo están haciendo también en la Cumbre de Bali para demostrar el inevitable fracaso para obtener la deseada e indispensable necesidad de este Cumbre, voy a exponer los siguientes datos.

    Aceptando mi teoría según que nuestros males no son como algo existentes por sí mismo, sino que son manifestaciones de la causa anteriormente descrita, así todos estos están interrelacionados, entre los que la desenfrenada y antinatural expansión demográfica y anormal crecimiento del consumo de energía del hombre contemporáneo de nuestras sociedades, por mencionar sólo dos, que más han afectado al problema del sobrecalentamiento de nuestro planeta voy a exponer los cambios de estos fenómenos:

    1/ La población del mundo en el año 1977, fecha cuando se ha pronunciado el Protocolo de Kyoto, era de 6000 millones o sea 30 veces más que la que existía en nuestro planeta en la época de Jesucristo.

    2/ Una media de consumo de energía extendida por todas las partes de nuestro planeta según una estimación aceptada era 3-4 veces mayor que la que tenían los hombres en la época de Jesucristo y la que se puede considerar como normal.

    Multiplicando estos dos factores, 30 (aumento de la población del mundo) por 3-4 (aumento anormal del consumo de energía por persona) resultaría 90-120 veces más consumo de energía que el que existía en la época de Jesucristo.

    Experimentando los grandes daños causados por estos cambios en la Naturaleza y sufrimientos
    En nuestra propia vida ha surgido la necesidad imperiosa de tratar este problema que se realizó en la Cumbre de Kyoto en 1997.

    Empero, como el ritmo de crecimiento de la población del mundo y del consumo de energía aún no ha llegado a su techo, sino que estos continúan creciendo al ritmo de 80 millones de personas por año, este crecimiento para el año 2012, cuando se terminará la fecha propuesta en el Protocolo de Kyoto y empezará el nuevo mandato de Bali, significaría durante estos 15 años un aumento de la población de 1200 millones, que añadiéndolos a los 6000 millones resultarían 7200 millones o sea 36 veces más población del mundo, que multiplicado por 3-4 (aumento de consumo de energía) significaría 108-144 veces más consumo de energía que existía en la época de Jesucristo.

    Para hacer frente a este antinatural crecimiento de la población del mundo y anormal cambio de consumo de energía producido durante estos 15 años, con energías limpias que era el objetivo del Protocolo de Kyoto, está demostrado por hechos que ninguna proposición valía y todas las presentadas en las anteriores Conferencias y Cumbres realizadas por las Naciones Unidas servían sólo como autoengaño.

    Desgraciadamente, según mis observaciones, las Naciones Unidas aún no han aprendido de sus continuos fracasos ya que el programa de las Naciones Unidas sobre el tema del Cambio Climático que se celebro en Bali se ha basado en los mismos enfoques y criterios como los anteriores.

    Para demostrar el fatal error y el autoengaño de intentar resolver este grave problema con nuestro optimismo en ciencias y tecnologías para encontrar energías limpias sin relacionar esto con la causante no sólo de éste mal sino con todos nuestros innumerables e interrelacionados males, llamo la atención al informe de las Naciones Unidas referente al crecimiento antinatural de la población del mundo que según sus estimaciones, para el año 2050 o sea dentro de 43 años la población llegará a los 9.400millones de personas y según la observación de demanda del crecimiento anormal del consumo de energía extendido ya por todas partes en nuestro planeta puede llegar a una media de 4-5 más de lo normal por persona, lo que significará 47(aumento de la población del mundo) por 4-5 (crecimiento de la demanda de consumo de energía por persona) que nos da 188-235 veces más consumo de energía o sea casi el doble que existía en el año 1997 y lo que tenemos que producir en 43 años, de energía limpias, lo que desgraciadamente aún no sabemos como lograríamos obtener este objetivo del que dependerá nuestra subsistencia.

    Ante este hecho, y contando con la magnitud de nuestros innumerables e interrelacionados males entre los que el Cambio Climático es sólo uno de ellos, pero muy urgente para evitarlo y con el lento avance de nuestras tecnologías y descubrimientos para obtener suficiente energías limpias en tan corto espacio de tiempo que tenemos hasta el año 2050, sólo una ignorancia y un falso optimismo basado en la capacidad científica de nuestros especialistas puede justificar la creencia de que podríamos resolver nuestros problemas sin evitar una destrucción planetaria. Comparar estos avances y descubrimientos con el desenfrenado ritmo de crecimiento de nuestros males falta sólo un ingenuo optimismo para no darse cuenta que no podemos marchar al mismo paso con el desarrollo de nuestros males con este enfoque y que los pocos e insignificantes resultados tipo locales son sólo como una gota de agua en el océano, que necesitaríamos para evitar una destrucción planetaria que pondrá fin a nuestro modo de vida, que ha causado todos nuestros males.

    Basándome en estos hechos y justificando con los dos diagramas adjuntos, uno que expone el crecimiento de la población del mundo y el otro la influencia del estado paico-somático de la especie humana para su conducta está demostrado que la situación ideal para la vida del hombre es sólo cuando logra establecer el justo equilibrio entre la parte espiritual e instintiva de su naturaleza especial humana, pero cuando pierde esto y llega a su extrema supervaloración de la parte de su vida física a costa de su vida espiritual, todo indica que para reestablecer nuevamente su estado ideal no hay posibilidad de realizar este cambio necesario por vía evolutiva y pacífisica sino sólo por vía devolutiva y destructiva, cuando estarán dispuestos de aceptar los sobrevivientes esta nueva y justa “filosofía del mundo y de la vida”, que abrirá un nuevo camino prometedor para las futuras generaciones.

    Encontrándonos en esta situación, y conociendo la causa de nuestros males e incluso la solución de cómo eliminarlos, pero ante la imposibilidad de convencer a los hombres de nuestras sociedades con la degeneración del perfecto estado de su naturaleza psico-somática , sólo podríamos preparar y desarrollar la justa y necesitada “filosofía del mundo y de la vida” y sus correspondientes soluciones en cada campo de nuestras actividades para el futuro, mientras tanto esperar que ante los grandes daños y presiones causados por nuestro erróneo modo de vida, la Naturaleza, para salvar el necesario y armonioso desarrollo de nuestro mundo, éste va a intervenir como ha ocurrido muchas veces en el pasado. Y en este caso, para frenar el desenfrenado y antinatural crecimiento de la población del mundo, ya podemos observar que estamos llegando al techo de este antinatural proceso, ya que está disminuyendo la fertilidad de la especie humana, nacen enfermedades infecciosas relacionadas con nuestra vida sexual, enfermedades psíquicas y neuróticas incurables, envejecimiento de la población, etc., todos estos cambios negativos pararían la tendencia de sobrecrecimiento pero, desgraciadamente, su efecto no será inminente y por falta de tiempo no se realizará pacíficamente.

    Referente al anormal crecimiento del consumo de energía como esto está relacionado con el estado psico-somático de nuestra naturaleza especial humana, hasta que no se logre recuperar el perfecto equilibrio entre la parte espiritual e instintiva de nuestra naturaleza, no se puede frenar esta tendencia, al contrario, ésta continuará extendiéndose entre todos los países de nuestro planeta, y los consejos de disminuir las demandas de la compra de inútiles trastos y ahorrar energía utilizando bombillas más económicas y abrir los grifos de agua sólo cuando es indispensable etc., sólo servían como un autoengaño y para calmar las conciencias de las autoridades y organismos oficiales y gente responsable para enfrentarse y resolver nuestros graves problemas.

    Ahora bien si nuestros organismos oficiales, organizaciones profesionales, sociales y las Naciones Unidas hubieran estado dispuestas a cambiar sus erróneos enfoques y criterios para tratar nuestros problemas y reconocer que todos nuestros manifestados males no son mas que efectos de una causa única y común y para eliminarlos tendrían que tratar directamente esta causa, entonces aunque este enfoque no hubiera dado unos resultados inmediatos, pero al menos nuestro diagnóstico estará acertado y las soluciones obtenidas por este proceso serán positivas, y si no inmediatamente en el próximo futuro será aprovechable.

    Madrid, 7 de Diciembre de 2007
    Francisco Z. Lantos Dr. Arquitecto

    Responder
  4. Francisco Z. Lantos dijo...

    ¿POR QUÉ NO SE PUEDE CUMPLIR EL OBJETIVO DE LA CONFERENCIA DE LAS NACIONES UNIDAS CELEBRADA EN POZNAN DE REDUCIR LAS EMISIONES UN 20% EN 2020 E IMPONERSE UN USO AL MENOS DEL 20% EN ENERGÍAS RENOVABLES Y UN 20% DE EFICIENCIA ENERGÉTICA?

    Este grave problema que amenaza ya a nuestra subsistencia y que las Naciones Unidas, según mi criterio, está tratado en los últimos 25 años en sus Conferencias Mundiales, basadas en el erróneo enfoque sobre el tema, que consiste en aceptar este mal como un hecho dado, sin relacionarlo con los otros innumerables e interrelacionados males ni con una Causa fundamental de todos ellos, siendo esto la Causa, no descubierta por ellos, que ninguna de ellas han obtenido sus deseados objetivos, y nuestra situación en todos los campos de nuestras actividades se ha empeorado progresivamente.

    Mucho antes de que las Naciones Unidas empezarán a tratar nuestros males y entre ellos el Cambio Climático, yo, en mi artículo “Causa y solución del enorme aumento de la población del mundo”, publicado en el año 1966 en el periódico ABC, expuse el grave peligro que amenaza a la humanidad si no dedicamos todas nuestras energías, incluso por encima de los otros graves problemas existentes, para intentar obtener su solución. En este artículo exprese que… la causa de este enorme aumento de población radica en el malentendido de la naturaleza humana y en una errónea relación con el mundo y su Creador. El medio de solucionarlo está en comprender la naturaleza del hombre, su destino, su lugar en el mundo, la naturaleza de dicho mundo y el objetivo del Creador para con él. En otras palabras, buscar la verdad.

    Como este llamamiento no causó la esperada reacción en la conciencia de nuestras sociedades en el mismo año publiqué en la revista ARQUITECTURA del C.O.A.M. mi “Artículo dirigido a las inteligencias inquietas” (ver HOJA nº 7 del Anexo), en el que, entre otras cosas expuse… Es necesario reconocer que nuestro futuro depende en parte de resolver las consecuencias que pueden producirse ante este enorme aumento de población; y todos los otros tipos de trabajo que realicen las inteligencias a favor de servir las actuales demandas de la Sociedad, siempre en creciente aumento, será seguir afilando el cuchillo para cortar más fácilmente nuestra cabeza… y para obtener la solución deseada presenté un programa de acción que pensaba realizar dentro de un CÍRCULO DE ESTUDIOS, con compañeros de mi profesión y otros destacados profesionales.

    Al no existir interés por parte de nadie en este tipo de búsqueda no remunerada pero convencido del acierto de mi enfoque centrado en la búsqueda de la Causa de todos nuestros innumerables e interrelacionados males, continué durante este tiempo mi búsqueda en solitario, venciendo los desintereses de nuestros organismos oficiales y otras organizaciones profesionales, culturales, sociales y políticas para este tipo de temas puramente humanistas, que no encajaban ni con el enfoque ni con los intereses de cada una de las organizaciones, logrando publicar con mis ahorros mis ideas y teorías y sus correspondientes soluciones en 15 libros, 13 números de la revista anual MENSAJE de mi Centro de Investigación, y confeccionar una exposición compleja y extensa sobre el tema, expuesta en mi Centro de Investigación con carácter permanente, esperando para que las contradicciones entre las ideologías confusas y vacías de nuestras sociedades y la realidad sean más palpables y frecuentes, y en esta confusión y manifestados males los hombres se interesarán por las nuevas, justas y necesitadas ideas, que podrían eliminar nuestros males y salvar nuestro planeta de una destrucción irreparable.

    Este tiempo ya ha llegado, porque ante los innumerables e interrelacionados graves males, después de 40 años de mi llamamiento, en las últimas Conferencias de las Naciones Unidas algunas personas como el Sr. Al Gore han reconocido que la causa de estos males es el propio hombre contemporáneo, pero como esto en sí no es suficiente, sino que falta conocer la naturaleza real del hombre para saber el por qué ha podido ocurrir esta errónea conducta y actividades de la especie humana en nuestro tiempo, para que se hubiera necesitado una larga investigación que, según mi conocimiento, no se si alguien la ha realizado, pero seguro que esta gente no han sido, ni el Sr. Al Gore, ni los organizadores de la próxima Conferencia de las Naciones Unidas que se celebrará en Diciembre de 2009 en Copenhagen, quienes sabiendo que la causa del calentamiento de la Tierra y del Cambio Climático es el excesivo consumo de energía del hombre contemporáneo, intentan reducir esta demanda, dando consejos para ahorrar y sacrificar voluntariamente algo de sus modos de vida, que sería inútil ya que la verdadera causa de sus erróneas conductas y actividades es su materialista “filosofía del mundo y de la vida” que es la que actúa como guía para las mismas, de cuya consecuencia él ha perdido el justo equilibrio entre la parte Espiritual e Instintiva de su naturaleza especial humana, que es la condición indispensable para que él pueda adaptarse con su conducta y actividades a la perfección a las Leyes de la Naturaleza, y sólo cuando se desaparecerán de manera natural y espontánea todos nuestros males y se restablecerá nuevamente el ordenado y armonioso desarrollo de nuestro planeta, asegurando el bienestar a todos los seres animados y del hombre que lo componen.

    No lograr establecer este perfecto estado de la especie humana sino desconocer la naturaleza real del hombre, aceptando su actual estado degenerado de su naturaleza como normal, según la estimación de las Naciones Unidas, la población del mundo hasta 2050 crecerá a 80-90 millones de personas por año, lo que significa que para el año 2020 la población del mundo tendrá 11 veces (80-90)= 880-990 millones de personas mas, y el consumo de energía por la materialista “filosofía del mundo y de la vida” que está extendiéndose por todas las partes de nuestro planeta, incluidos China, India, Brasil, México, África y América del Sur, las cuales en conjunto tienen una población de los 2/3 mundiales que corresponden a los países desarrollados, y que consumen actualmente la mitad de éstos, sumando las contaminaciones de estos países económicamente emergentes puede resultar casi el doble de lo que actualmente tenemos.

    Ante este hecho, sólo con un optimismo falso, puede pensar que se podía disminuir con un 20% las emisiones de gases nocivos y un 20% del consumo de energía por la población, relacionándolos con el año 1990. En lo referente a encontrar energías renovables en un 20% durante estos próximos años, juzgando el avance tecnológico en este campo es más indicativo que esto tampoco pueda satisfacerse. En esta situación, llamar catastrofistas a quienes basados en los informes de los hechos presentados por los científicos es tan erróneo como pensar que estos solamente dando soluciones con sus críticas van a poder resolver este problema.

    Empero, como aprendiendo de las contradicciones entre el enfoque de nuestros problemas e ideas para subsanarlas tratadas en las Conferencias de las Naciones Unidas y de la realidad al fin se ha descubierto que no es el Efecto sino la CAUSA de nuestros males lo que tendría que ser buscado y de que esta Causa es el erróneo modo de vida del hombre contemporáneo, aunque este reconocimiento no es suficiente en sí, sino que, basándome en mis investigaciones sobre la verdadera naturaleza de la especie humana y su relación y papel con el mundo dentro del que realiza su vida, sería necesario que las Naciones Unidas estableciera o creara, similar al equipo científico, que está examinando y presentando informes sobre los Efectos de nuestros males, otro equipo compuesto por sabios, filósofos, poetas, artista, verdaderos científicos, historiadores, etc., quienes por sus quehaceres estén relacionados con los misterios de la vida y el mundo y basados en estos conocimientos preparados para tratar la Causa de todos nuestros males, llegando así a conocer la verdadera naturaleza de la especie humana.

    Referente a este asunto, como yo, durante 40 años he basado mis investigaciones sobre la Causa de nuestros males, aunque no dentro de un equipo especial para buscar esta Causa, sustituyendo esta falta con las teorías e ideas de los grandes pensadores y artistas del pasado y de nuestro tiempo, he elaborado mi “Teoría sobre el mundo y la vida” y de la naturaleza real de la especie humana, que podría servir como borrador para que este equipo revise y en su caso complete y verifique, con lo que ganaríamos tiempo, ya que el más grande peligro que tenemos es que por el rápido crecimiento de nuestros males, prolongar más este tipo de conocimiento, no tendremos tiempo para poner en práctica las justas y necesitadas soluciones.

    Desgraciadamente ante el avance de nuestros innumerables e interrelacionados males creo que nada puede parar ya su continuo empeoramiento y salvar nuestras civilizaciones de una destrucción planetaria, sólo cuando los supervivientes estarán dispuestos a abandonar sus erróneos modos de vida y estarán abiertos a aceptar esta nueva y justa “filosofía del mundo y de la vida” que actuará como guía para sus conductas y actividades, logrando establecer de manera natural y espontánea el perfecto estado psicosomático de su naturaleza especial humana que hoy no tiene y que es la condición indispensable para que el hombre pueda, como los otros seres animados por debajo de su nivel, adaptarse con su conducta y actividades a las Leyes de la Naturaleza.

    Aunque para que esta justa y necesitada “filosofía del mundo y de la vida” pueda definirse y convertirse en la nueva ideología de nuestras civilizaciones y para que este deseado cambio pueda realizarse ya no tendremos tiempo, no obstante, reflejando esta la “verdad sobre el mundo y la vida” las personas quienes aprendiendo de este conocimiento descubrirán las justas jerarquías de valores exigidas por sus naturalezas, soportarán con más facilidad las calamidades que nos esperan hasta esta destrucción que pondría fin a nuestro modo de vida.

    Estudiando la historia de la conducta y actividades del hombre y comparando ésta con las conductas de los animales, hemos visto que mientras la conducta de estos últimos es invariable y preestablecida, en el caso de la especie humana, ésta es variable debido a su naturaleza especial y única, compuesta no sólo de Instinto sino también de Espíritu, y dependiendo de su valoración de una parte sobre la otra o llevarlas en el justo equilibrio sin que en el aspecto físico se cambiará, su conducta y actividades se varían, que según el diagrama adjunto, tomando el caso de la antigua cultura de Grecia y nuestra Cultura Cristiana, está enseñando que en ambos casos estos cambios estaban causados por el estado psicosomático del hombre y que la situación ideal sólo se obtiene si logra establecer el justo equilibrio entre ambas partes de su naturaleza. Como debido a nuestra materialista “filosofía del mundo y de la vida” hemos perdido este perfecto e ideal estado de nuestra naturaleza, situación que existió ya en la época Helenística en la antigua cultura de Grecia, todo indica que lograr este objetivo no puede ser por vía evolutiva sino repitiendo el caso esto sólo puede ser por vía revolutiva terminando en destrucción, cuando nacerá esta nueva y necesitada ideología que abrirá un nuevo camino para los supervivientes, para establecer una nueva cultura (ver HOJAS nº 4, 5)

    Esta teoría tan pesimista y negativa para nuestro muy cercano futuro, pero para mí realista y optimista para el futuro de los supervivientes no solamente para la especie humana sino para todas las especies vivientes que componen nuestro planeta, no se ganará nada llamarla catastrofismo o para que no se asuste la gente ignorarlas, permitiendo con esto que nuestros responsables por el encargo que llevan para tratar este problema podrían posponer la inevitable catástrofe un poco más, pero esta huida a enfrentarse seriamente con nuestros graves problemas, sólo resultaría que estos se desarrollaran más caóticamente y con más violencia.

    Madrid, 15 de Diciembre de 2008
    Ferenc Z. Lantos Dr. Arquitecto

    NOTA: COMO NADIE HECHO CASO A ESTE ENSAYO EXPUESTO EN EL NÚMERO 8 DE LA REVISTA “MENSAJE” DE MI CENTRO DE INVESTIGACIÓN SIENDO ESTO LA CAUSA A SU PROGRESIVO EMPEORAMIENTO HE DECIDIDO REPETIR SU CONTENIDO AQUI.

    Madrid 23 de marzo de 2015
    Francisco Z. Lantos
    Doctor Arquitecto

    Responder