Ideas de Reciclaje con Tapas de Botella de Plástico

Que el plástico se ha convertido en un serio problema medioambiental para la mayoría del planeta de eso prácticamente no habría lugar para las dudas. Especialmente si tenemos en cuenta el momento en el que vivimos, en el que muchos ciudadanos están haciendo lo indecible para intentar luchar contra el cambio climático (a la vez […]

Que el plástico se ha convertido en un serio problema medioambiental para la mayoría del planeta de eso prácticamente no habría lugar para las dudas. Especialmente si tenemos en cuenta el momento en el que vivimos, en el que muchos ciudadanos están haciendo lo indecible para intentar luchar contra el cambio climático (a la vez que sus gobiernos, los principales culpables de la situación, sobre todo por el hecho de no atajar medidas más directas, miran para otro lado). De hecho, de acuerdo a los datos publicados por Greenpeace, desde su producción sobre la década de los años 50, hasta el momento, se han fabricado unos 8,3 mil millones de toneladas de plástico. El problema del increíble volumen en lo que a la producción de plástico se refiere es mayor, y muchísimo más alarmante, si descubrimos que solo cada año, los fabricantes de bebidas producen más de 500 mil millones de botellas de plástico de un solo uso.

Ideas de Reciclaje con Tapas de Botella de Plástico

Lo que hace que nos preguntemos, ¿qué podemos hacer a la hora de evitar tanto plástico? En realidad, por el momento, poco, ya que la mayoría de las cosas que utilizamos cada día, o de los productos que consumimos, suelen venir en envases de plástico. Es lo que ocurre, por ejemplo, con el agua embotellada. O lo que ocurre cuando vamos al supermercado y optamos por comprar unas verduras o vegetales ya envasados.

Sin embargo, sí hay algo que podemos hacer. Y es intentar reutilizar nuestras botellas de plástico, y otros envases o utensilios que, en definitiva, sean igualmente de plástico. Un ejemplo lo encontramos en las tapas, que podemos reusar para crear innumerables manualidades, muchas de ellas ni te las imaginas. ¿Quieres descubrir algunas ideas de reciclaje útiles en este sentido? Toma nota.

¿Jugamos a las damas?

Damas de tapas de botella

Especialmente si tienes niños en casa, posiblemente ya hayas descubierto que a tus hijos les encanta hacer sus propios juguetes. Y lo cierto es que, con unas cuantas tapas de botella, puedes hacer piezas para jugar a las damas. Además, de forma tremendamente fácil y sencilla.

Para hacerlo solo necesitas 24 tapas de botellas de plástico, un tablero de ajedrez, periódico, pintura apta para niños, y un pincel.

¿Cómo hacerlo?

  1. Cubre la superficie donde vayas a trabajar con el niño con periódicos, para evitar mancharlo.
  2. Anima a tu hijo a contar 24 tapas de botella, y sepáralas en dos grupos de 12 tapas cada una. Ahora pinta con el pequeño un grupo de un color, y el segundo de otro.
  3. Deja que la pintura se seque.

También es posible que quieras hacer un tablero de ajedrez a juego, para que coincida con el color de las nuevas y elegantes piezas de dama. En cualquier caso, se trata de una opción única porque ayudará a los niños a concentrarse, y a entrenar sus habilidades motoras más finas.

Marcos de cuadros ingeniosos

Marcos de tapas de botella

Aunque en las tiendas puedes comprar marcos para cuadros o para fotos, no hay duda que son muchísimo más especiales si optamos por fabricarlos nosotros mismos en casa. Además, es otra manualidad única que puedes hacer en compañía de los más peques de la casa.

En primer lugar, necesitarás tapas de botellas, pegamento caliente, cinta, periódicos, unas tijeras, pintura apta para niños, un pincel, dos hojas de cartón de 20 x 15 centímetros cada una, y una foto familiar de 10 x 15 cm para el interior de nuestro marco.

¿Cómo hacerlo?

  1. Cubre la superficie donde vayas a trabajar con abundante papel de periódico.
  2. Recorta para empezar un rectángulo de 10 x 15 centímetros en el centro de una hoja de cartón, dejando un perímetro de aproximadamente 5 centímetros de ancho. Pon a un lado la segunda pieza de cartón.
  3. Deja volar tu imaginación (o la de tu hijo), mientras pinta la parte delantera del marco con el color que desee. Luego, una vez hecho esto, deja que se seque por completo.
  4. Mientras tanto, ayuda a tu hijo a pintar las tapas de las botellas de todos los colores que quiera. Deja que se sequen.
  5. Pega en caliente las tapas de botella pintadas en el lugar que corresponde.
  6. Pega ahora la foto en el lugar reverso de la hoja de cartón.
  7. Luego, para terminar, pega la lámina de cartón que falta, para darle forma a la parte posterior de nuestro marco.

También te puede interesar