Champu ecológico: que es, que debemos de tener en cuenta y cual elegir

Sí, se puede tener un pelo hidratado y perfectamente sano con un champú ecológico. Por ello, hoy queremos adentrarnos en el mundo de los champús ecológicos y naturales, que podáis conocer qué son, qué aspectos son los que tenéis que tener en cuenta a la hora de diferenciar los que verdaderamente son ecológicos de los […]

Sí, se puede tener un pelo hidratado y perfectamente sano con un champú ecológico. Por ello, hoy queremos adentrarnos en el mundo de los champús ecológicos y naturales, que podáis conocer qué son, qué aspectos son los que tenéis que tener en cuenta a la hora de diferenciar los que verdaderamente son ecológicos de los que no lo son, y cuáles tenéis a vuestra disposición.

Champú ecológico ¿Qué es?

El mercado de la cosmética es infinito, con una oferta tan extensa que uno puede llegar a tener la sensación de que se pierde, de que ya no sabe qué compra o qué no compra, si no que se mantiene fijo en lo que le ha ido bien aparentemente para su cabello y no prueba nada más. Por ello, muchas personas aún no se han pasado al champú ecológico, porque también desconocen qué químicos son los que tienen los champús más «tradicionales» y muchas veces resulta difícil o engañoso quedarse con los títulos de los champús, que nos avisan de que contienen ingredientes naturales pero el porcentaje de químicos es mayor o pueden ser ingredientes modificados.

Dicho esto, se entiende por champú ecológico a aquel que está elaborado con ingredientes procedentes de la naturaleza pero que no han sido modificados genéticamente, no son transgénicos ni han sido tratados con productos químicos que puedan dañar tanto al medio ambiente como al ser humano.

Existen organismos de calidad que son aquellos quienes determinan cuáles son los requisitos para poder obtener la categoría de ecológico. Dentro de Europa se encuentra EcoCert, a continuación os compartimos los requisitos para ser un artículo ecológico:

  • El producto tiene que contener un mínimo del 95% de ingredientes naturales del total del producto.
  • El producto No puede contener transgénicos
  • El producto No puede contener parabenos
  • El producto No puede contener fenoxietanol
  • El producto No puede contener ingredientes de origen petroquímico o sintético
  • Tiene que haber ausencia de pruebas del producto final en animales
  • Todo el proceso de fabricación ha de estar controlado. El envasado y todos los embalajes utilizados deben ser reciclables o biodegradables.

Después, dependiendo de dónde se elabore el artículo concreto tiene que cumplir unos requisitos para que pueda considerarse ecológico. Para que os hagáis una idea, CosmeBio es un organismo francés que se encarga de regular las condiciones de los productos cosméticos que quieren ser etiquetados como ecológicos y para que puedan lograrlo tienen que cumplir con estas condiciones:

  • Como mínimo, el 95% de los ingredientes deben ser naturales o derivados de recursos naturales.
  • Como mínimo, el 95% de las plantas que componen el producto deben de haber sido producidas dentro del marco de la Agricultura Ecológica (lo que quiere decir que son plantas que han sido cultivados, cuidados y recolectados en base a unos estándares sin químicos, sin tóxicos y sin pesticidas)
  • Como mínimo, el 10% del contenido del producto debe proceder de la Agricultura Ecológica (lo que quiere decir que son plantas que han sido cultivados, cuidados y recolectados en base a unos estándares sin químicos, sin tóxicos y sin pesticidas)

Además de todas las ventajas que aporta a nivel medio ambiental y siendo respetuoso con los animales, también nos encontramos con que el hecho de utilizar ingredientes ecológicos también cuidamos directamente nuestra salud puesto que son más respetuosos con el cuero cabelludo y la piel. Incluso, se afirma que el hecho de no utilizar ingredientes artificiales ni siliconas favorece que el cabello esté más fuerte, con más brillo y más saludable.

Si quieres realmente cuidar tu cabello, tu piel y tu salud en general, te recomendamos que investigues sobre los ingredientes que forman parte de tu champú habitual y veas los estudios realizados. A veces, con la pretensión de obtener un cabello súper limpio nos encontramos con que el pH ha sido barrido y destrozado, provocando un pelo súper limpio (como se podría obtener con otro tipo de champú) y una irritación importante que a veces llega a manifestarse con el paso del tiempo. ¿Por ejemplo, tienen Sodiul Lauryl Sulfate, Sodium Laureth Sulfate o 1,4 dioxane? Son ingredientes un tanto controvertidos que está bien que busques, leas y conozcas.

De nuevo, os recomendamos estar pendientes de vuestro pelo, de vuestra piel, de que podáis ver cómo le afectan los diferentes productos, puesto que no es algo difícil de ver y os puede ayudar mucho a escoger por vuestra propia experiencia, ya no solo la nuestra.

Qué debemos de tener en cuenta

Por otra parte, muchas veces se confunde el champú natural con el champú ecológico y no es lo mismo. Cuando estéis ante un champú natural tenéis que fijaros en el porcentaje de ingredientes naturales que contiene, puesto que puede ser natural por contener un ingrediente como el aloe o el aceite de jojoba pero contener un porcentaje muy pequeño en comparación con el resto de ingredientes químicos que contiene. A su vez, puede contener otro tipo de ingredientes modificados, lo que tampoco lo hace ecológico.

A la hora de leer una etiqueta, recordaros que siempre está ordenado en base a la cantidad de cada ingrediente que contiene, siendo el primero el de mayor cantidad pero tendréis que tener en cuenta el porcentaje indicado para saber si es una gran cantidad o es mayor el restante.

Por tanto, importante y fundamental, un champú natural no tiene por qué ser un champú ecológico.

¿Cuál elegir?

En mi casa utilizamos una pastilla de jabón neutro (tipo lagarto) para lavar el pelo y el cuerpo, a la par que un champú para niños libre de muchos tóxicos. También podéis hacer vuestro propio jabón casero, veréis que en un principio vuestro pelo os puede parecer que queda terrible pero tenéis que darle tiempo, tiene que deshacerse de todos los químicos y después de unas semanas lucirá mejor que nunca.

Dicho esto, algunas marcas de cosmética y champús que podéis ver si os gustan son: Naturtint, Korres, Faith in Nature, Sante Naturkosmetik, O`’Herbal, La Espiral Verde, Hello Natur, Urtekram, entre otros. Estos champús los podéis encontrar en tiendas especializadas ya sea físicas u online, al igual que algunas marcas pueden estar disponibles en grandes superficies de supermercado.

También te puede interesar