-    Escrito por erenovable

Medición del consumo eléctrico

En uno de nuestros artículos anteriores os hemos explicado cómo se calculaba la potencia eléctrica, es decir los vatios o watts. Ahora pasaremos a hablar del consumo eléctrico que se mide en Kilowatts hora (kW h), que está directamente relacionado con la potencia de un artefacto, ya que a más potencia, más consumo de electricidad tendrá.

 

 Índice del artículo:

  1. El cálculo del consumo eléctrico
  2. >Calcular cuánto cuesta el consumo eléctrico
  3. El consumo eléctrico de los electrodomésticos
  4. Consejos para reducir el consumo eléctrico
  5. Video de la medición del consumo eléctrico

El cálculo del consumo eléctrico:

Cada aparato eléctrico para funcionar necesita una determinada cantidad de energía eléctrica en base a su potencia, y también del tiempo que está funcionando. Calcular el consumo eléctrico de un artefacto es relativamente sencillo, lo que debemos saber es cuantos watts de potencia tiene y multiplicarlo por la cantidad de tiempo en uso. La formula entonces es la siguiente

Consumo (energía consumida)= Potencia * tiempo.

kWh = kW x h

Veremos un ejemplo bien sencillo, utilizando como aparato eléctrico bombillas de 100 W (100W = 0.1 kW).

  • Si la bombilla está encendida 1 hora el cálculo es: 0.1kW x 1 hora = 0.1 kWh
  • Si la bombilla está encendida 10 horas el cálculo es: 0.1kW x 10 horas = 1 kWh
  • Si la bombilla está encendida media hora el cálculo es: 0.1kW x 0.5 hora = 0.05 kWh
  • Si 3 bombillas están encendidas 3 horas el cálculo es: 0.3kW x 3 horas = 0.9 kWh

Calcular cuánto cuesta el consumo eléctrico:

Una vez que sabemos cuánto es el consumo eléctrico de un aparato, podemos luego calcular cuanto cuesta. Tomaremos como valor ejemplo una tarifa estimada en 0.15€ por kWh. Entonces simplemente multiplicamos: kwh x €. Por ejemplo: 30 kwh· 0,15 €/kWh = 4.5 €.

En España, el consumo de energía eléctrica de una vivienda se obtiene de un dispositivo precintado denominado contador, en base a lo cual la compañía eléctrica realiza la facturación del servicio. Si deseáis saber cómo se compone dicha facturación, o comparar precios podéis hacerlo ingresando en la web de la Comisión Nacional de Energía.

El consumo eléctrico de los electrodomésticos:

A partir de lo explicado tenemos que recordar que cada electrodoméstico varia en la potencia de su consumo energético. Incluso dependiendo del modelo o gama, puede consumir más o menos electricidad.

Frigorífico:

  • El consumo del frigorífico por ejemplo, depende de sus características (capacidad, número de compresores, sistema de congelación, disposición, etc.) y de la eficiencia energética del aparato.
  • El consumo medio de un frigorífico-combi con una capacidad de 320 litros y clasificación energética D es de 1,63 kWh/día. Mientras que uno con clasificación energética A puede llegar a consumir tan sólo 0,94 kWh/año, ahorrando hasta un 42% con respecto al primero. En cambio los frigoríficos equipados con sistemas No-frost (anti-escarcha) tienen mayor consumo energético.

Lavadora:

  • El consumo de la lavadora depende de las características de funcionamiento: temperatura, ciclo de lavado, revoluciones, carga, etc. Para poder comparar consumo entre diversos modelos se utiliza un programa a 60ºC y se calculan los consumos eléctricos y de agua, para un mismo programa de carga y de lavado. El consumo eléctrico varía desde 0,95 kWh hasta 1,20 kWh por cada lavado a 60ºC, mientras el consumo de agua va desde 49 litros, en las de menor consumo por lavado, hasta 79 litros. El consumo eléctrico lo realiza la resistencia que calienta el agua, esta resistencia suele ser de una potencia de unos 1.850 W, mientras que la potencia total instalada en la lavadora no supera los 2.200W, lo que da una idea de cómo la mayor parte del consumo eléctrico lo produce la resistencia y no el motor durante el centrifugado.
  • El consumo eléctrico de un aparato lavadora-secadora de clase C y eficiencia A, por cada ciclo de lavado es de 1,05 kWh y de 6,46 kWh por el ciclo de lavado-secado, con un consumo de agua de lavado de 49 litros. El mayor consumo lo produce el calentamiento del agua de lavado y la generación de aire caliente para el secado.

Lavavajillas:

  • En cuanto al consumo de los lavavajillas hay que decir que el 90% del consumo de su electricidad se emplea en calentar el agua con unas resistencia eléctrica, normalmente, sólo el 10% en mover las aspas del agua y en mover el agua dentro del aparato. El consumo de un lavavajillas para 12 cubiertos es de aproximadamente 18 litros por ciclo de lavado y 1,25 kWh considerando que posee una eficiencia energética B, una eficiencia en el lavado A y eficiencia en el secado C. Si consideramos otro de clase energética A, el consumo eléctrico se reduce hasta 1,07 kWh por cada ciclo de lavado. En el caso de un lavavajillas para 9 cubiertos de clase energética B, eficiencia en el lavado y secado B también el consumo de agua se reduce a 12 litros por ciclo y el eléctrico a 0,95 kWh.
Placas de cocina:
  • El consumo de las placas de la cocina depende de los hábitos de consumo de la familia. El consumo energético de las placas de inducción es inferior que el de las placas vitrocerámicas, eléctricas de resistencias o halógenas, gracias a la reducción de los tiempos de cocción.
  • La potencia total instalada en una placa depende del número de focos que posea la placa y de la potencia de cada uno de los focos. La potencia de los focos máxima de cada foco varía desde 1.200 W hasta 2.100 W.

Consejos para reducir el consumo eléctrico

contadores

El consumo eléctrico es una de los principales gastos a los que tenemos que hacer frente en el hogar. Cada vez más, nos apoyamos en la tecnología y en multitud de aparatos que, si bien están pensados para hacernos la vida más fácil, también hacen crecer la factura eléctrica. Para que nuestro gasto en electricidad no se dispare, te ofrecemos algunos consejos que debes tener en cuenta en tu hogar.

En primer, contrata una potencia adecuada a tus necesidades. Si contratas una potencia demasiado alta, seguramente estés desaprovechando energía, además de disparar tu factura de la luz.

El frigorífico es uno de los electrodomésticos que gasta más electricidad. Prográmalo a la temperatura correcta para que su labor sea más eficiente sin pasarte con el gasto. Evita abrir y cerrar las puertas todo el tiempo o dejarlas abiertas demasiado tiempo ya que, en caso de que el motor se haya detenido, el frigorífico gastará mucha más energía para volver a ponerlo a funcionar.

Las lavadoras o los lavavajillas son otros de los electrodomésticos que gastan más energía. Lo ideal para ahorrar energía con ellos y además optimizar su rendimiento es ponerlos en marcha con la carga adecuada. Si los cargas demasiado, su efectividad disminuirá, pero si los cargas muy poco, tendrás que poner muchas más lavadoras o lavavajillas, con el consiguiente aumenta de gasto.

No dejes nunca los aparatos electrónicos en “stand-by”, apágalos del todo. Aunque parezca que no, los aparatos siguen encendidos cuando están en stand-by y gastan lo que se denomina como “energía residual”. N es demasiado, pero algo es algo.

Por supuesto, mucho cuidado con las luces. No enciendas luces innecesariamente, ni las dejes encendidas. No tengas luces encendidas en habitaciones que no se están ocupando.

luces led
En este sentido, utiliza bombillas de bajo consumo, que permiten ahorrar mucho en la iluminación del hogar. También cada vez son más usadas las bombillas de iluminación LED. Este tipo de bombillas son el futuro. Es cierto que en la actualidad son más caras, pero también son mucho más eficientes (y su precio se va reduciendo poco a poco con el tiempo). Quizá sean ya la mejor opción para ahorrar a corto-medio plazo.

Sé consciente de cuánto gastas y dónde lo gastas. Realiza un seguimiento de tus facturas y conoce las partidas en las que se va la mayor parte del gasto. Esto te servirá para saber cuáles son las actitudes energéticas a mejorar en tu casa y te permitirá tomar medidas para reducir el gasto. Del mismo modo que llevamos un control de nuestro dinero o de nuestra agenda personal, también hay que llevarlo del gasto energético, al menos si quieres que las facturas dejen de aumentar mes a mes.

Ya verás cómo siguiendo estos consejos consigues que la factura de la luz baje sin notar ningún cambio en tu calidad de vida. A eso se le llama eficiencia energética.

Video: Cómo ahorrar en el consumo eléctrico:

En este video tienes algunas ideas más con las que podrás reducir el importe de tu factura de la luz.

Otros artículos de interés en Erenovable: