Escrito por Tendenzias

Etiqueta energetica

La etiqueta energética, eficiencia energética de electrodomésticos, IDAE.

Como usuarios de la red de electricidad, podemos tomar el compromiso de colaborar con la necesidad de ahorro energético en nuestra sociedad. No sólo recortando el consumo de energía en nuestro hogar y lugar de trabajo. Sino que también esto puede lograrse utilizando aparatos con mayor eficiencia energética. La etiqueta energética será nuestra guía al comprar un electrodoméstico para poder elegir un modelo adecuado.

Al referirnos a los problemas que se generan por el uso de fuentes de energías no renovables y de la consiguiente necesidad de fomentar el desarrollo de energías renovables, no debemos perder de vista que –al mismo tiempo- es esencial producir un importante ahorro en nuestro consumo de energía. Por eso no sólo debemos poner en práctica hábitos para ahorrar electricidad en casa, también debemos optar por electrodomésticos eficientes. Y ahí es donde entra en juego la Etiqueta Energética.

Cuando hablamos de que un aparato eléctrico es más eficiente que otro, nos referimos a que consume menos energía para hacer el mismo o similar trabajo. La etiqueta energética consiste –justamente- en una etiqueta que figura en determinados tipos de electrodomésticos donde consta su nivel de eficiencia energética, clasificándose desde la letra A (los más eficientes) a la letra G (los menos eficientes).

Gracias a la mejoras continuas que introducen los fabricantes, se espera en el futuro que esta escala de eficiencia energética en electrodomésticos crezca hacia arriba con A+, A++ y A+++, eliminando las categorías inferiores. De hecho, los frigoríficos y congeladores ya han incorporado las clases Clase A+ (aparatos con un consumo inferior al 42% del consumo medio de un aparato equivalente) y la Clase A++ (para aquellos con un consumo inferior al 30%).

La etiqueta energética es de uso obligado en Europa, y también se utiliza en muchos otros países del mundo. En ella debe figurar la siguiente información: marca, denominación del aparato y clase de eficiencia energética. En algunos casos se incluye también otros datos como –por ejemplo- la capacidad de congelación para frigoríficos.

Los siguientes son los electrodomésticos que están incluidos en el marco de la Etiqueta Energética:

  • Frigoríficos y Congeladores.
  • Aire acondicionado.
  • Lavadoras.
  • Lavavajillas.
  • Secadoras, lavadoras y lavadoras-secadoras.
  • Fuentes de luz domésticas.
  • Horno eléctrico.

La elección de un electrodoméstico eficiente no sólo es un beneficio en cuanto al ahorro energético. También lo es –por contrapartida- en la economía del hogar, ya que permitirá reducir nuestra factura del servicio eléctrico. Se estima que comparando equipos con prestaciones similares, el consumo de energía puede ser casi tres veces menor en un aparato eléctrico de la clase A que en uno clase G. Si estimamos que la vida útil del aparato es generalmente de más de diez años, el ahorro acumulado en la factura eléctrica si optamos por los más eficientes puede superar los 800 euros.

En España, la institución que tiene a cargo la implementación de la etiqueta energética es el IDAE (Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía). Este organismo pone al servicio de los usuarios una base de datos con el listado actualizado de los electrodomésticos con etiquetado energético de clase A o superior que podréis consultar en su sitio web.

Más información:

Idae

Eficiencia energética, en Erenovable

Ahorro energético en casa: la electricidad, en Erenovable

Guía práctica de la energía – IDAE

imágenes:

1.IDAE

2. google

3. google

video:

AndaluciaInnova

erenovable.com

Newsletter