Energía de carbón
2 votos

Energía de carbón

Se llama carbón a las rocas sedimentarias de origen orgánico que contienen, al menos, el 50% de carbono. La energía de carbón pertenece al grupo de las energías fósiles y contaminantes.

Mina Carbon

Los orígenes de carbón se remontan a 250 a 300 millones de años, cuando el bosque herciniano engendró una concentración de depósitos considerados como restos vegetales que han sido recubiertos de tierra y de aluviones, como resultado del hundimiento del suelo o de un crecimiento en el nivel del mar. Este ciclo se perpetúa durante millones de años, alternando así capas de materia orgánica y capas de rocas. A medida que han ido creciendo y madurando, estas capas de materia orgánica han pasado, en el transcurso de la era geológica, por estados sucesivos: turba, lignito, hulla y antracita. Esta evolución corresponde a un agotamiento de los compuestos orgánicos volátiles y a una concentración de carbono.

En términos generales a nivel internacional, se distinguen dos categorías principales de carbón:

  • Hullas y antracitas: son productos con una potencia calorífica de 23,9 GJ/t. Estos son los únicos susceptibles de ser transportados en cantidades significativas lejos de su lugar de producción. Se distingue el carbón de coque, llamado carbón metalúrgico, destinado a la industria siderúrgica del carbón para vapor, destinado a ser quemamado en calderas para producir vapor y electricidad.
  • Lignito: no produce coque y posee un poder calorífico inferior a 23,9 GJ/t. Se incluyen los lignitos, cuyo poder calorífico es inferior a 17,4 GJ/t. Son más del 90% de los transformados en electricidad.

huella-carbono-planeta

La química del carbono, es decir, todos los productos químicos fabricados que se basan en la transformación química del carbón, tienen un futuro muy limitado a corto y mediano plazo, debido a los costes de producción que son demasiado elevados en relación con los de las petroquímicas.

Pero, además, el impacto que provoca el carbón en el medio ambiente es ampliamente criticado. Se han realizado muchos avances tecnológicos para reducir las emisiones a la atmósfera causadas por la combustión del carbón. Así es que se puede hablar de “combustión limpia” del carbón, ya que sus emisiones de óxidos de azufre y de óxidos de nitrógeno se han reducido drásticamente y no exceden al resto de las emisiones de los combustibles fósiles.

Sin embargo, como el petróleo y el gas por ejemplo, el carbón es un combustible fósil que emite dióxido de carbono en su combustión. Todavía no existe una solución técnica para retener el dióxido de carbono producido por su combustión. En la actualidad, sólo es posible reducir estas emisiones para tratar de mejorar el rendimiento de la combustión.

Vía | Energies.fr

Deja tu comentario

XHTML: Puedes usar estas etiquetas: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

1 Comentario