-    Escrito por esther

Electrodomesticos de bajo consumo

Os contamos qué son los electrodomésticos de bajo consumo, cómo se clasifican y cómo identificarlos según la etiqueta energética. Además, os damos todos los consejos para usarlos adecuadamente y así ahorrar energía y dinero.

image

Electrodomèsticos de bajo consumo

Los electrodomésticos de bajo consumo son aquellos que –ante una determinada tarea- consumen la menor cantidad de energía posible. Otra forma a veces también usada para referirse a ellos es como Electrodomésticos Eficientes, ya que la eficiencia energética no es otra cosa que un mayor rendimiento con el menor gasto de energía.

¿Cómo reconocer los Electrodomésticos de Bajo Consumo? La Etiqueta Energética

¿Qué es la etiqueta energética? Se trata de una etiqueta que deben incluir todos los electrodomésticos en la que se especifica la cantidad de energía y recursos que dicho electrodoméstico necesita para funcionar o consume al realizar su servicio. Esta etiqueta energética nos permite saber cuánto gastan los electrodomésticos y saber así si son de bajo consumo o no.

La etiqueta energética es nuestro mejor aliado para reconocer los electrodomésticos de bajo consumo. Se trata de un aviso que viene en la gran mayoría de los electrodomésticos, o al menos en los que más energía requieren:

  • frigoríficos y congeladores
  • lavadoras
  • secadoras
  • lavadoras-secadoras
  • lavavajillas
  • lámparas domésticas
  • horno eléctrico
  • aire acondicionado.

La Etiqueta Energética nos indica cuánto consumen de energía estos aparatos. En la etiqueta se indica la categoría de eficiencia del producto de la siguiente forma:

etiqueta energetica electrodomesticos
La etiqueta energética es un documento que incluye diferente información relacionada con el electrodoméstico en cuestión. Tal como podemos observar en la imagen, la eficiencia energética del electrodoméstico se mide en diferentes escalas señaladas con diferentes colores.

Los electrodomésticos más recomendados, es decir, aquellos que podemos llamar de bajo consumo, son los que tienen la identificación de color verde, correspondiente a la clasificación A+++, A++ o A+.

Después estarían aquellos electrodomésticos que no tienen un consumo muy alto, pero tampoco pueden ser considerados de bajo consumo. Suelen ser electrodomésticos con bastante tiempo o de fabricantes menos conocidos. Se catalogan con las letras A y B.

Por último, se pueden citar aquellos electrodomésticos que tienen un alto consumo. En este caso se catalogan con las letras C y D y se corresponden con el color rojo en la etiqueta energética.

Además de esta catalogación del electrodoméstico, la etiqueta energética también ofrece otros tipos de información adicional. Por ejemplo, en la imagen que ya hemos visto se incluye el ruido que realiza el electrodoméstico o su capacidad de almacenamiento. Sin embargo, estas etiquetas también pueden incluir otra serie de pictogramas como los que te mostramos en la siguiente imagen:
pictogramas etiqueta energetica

La importancia del ahorro energético

Comprar un electrodoméstico de bajo consumo es –claro está- el primer paso para ahorrar energía y, como consecuencia, una nada despreciable cantidad de dinero en la factura eléctrica. Pero para que esto verdaderamente ocurra también hay que utilizarlos correctamente y estar atentos a los consejos básicos de ahorro energético. Veamos algunas recomendaciones del IDAE en este sentido:

  • No comprar electrodomésticos más grandes o con mayor potencia de lo que necesitamos.
  • Chequear en las instrucciones del fabricante cómo debe mantenerse y limpiarse el aparato para prolongar su vida útil y ahorrar más energía.
  • El aire acondicionado debe colocarse en 26ºC en verano (no más bajo).
  • Apagar totalmente los equipos con información en ventanas digitales o displays (televisores, equipos de audio, etc.) con cuando no los estamos utilizando.
  • En los sitios de la casa donde la luz se mantiene encendida por más de una hora al día colocar lámparas de bajo consumo o tubos fluorescentes.
  • No sobrecargar ni cargar demasiado poco los electrodomésticos. Cada uno está preparado para funcionar con determinada carga, y así lo estipula la etiqueta y las instrucciones del fabricante. Por ejemplo, una lavadora con demasiada carga no podrá lavar la ropa de forma eficiente. Por el contrario, si la ponemos en marcha con muy poca carga es probable que acabemos gastando más agua y energía ya que tendremos que volver a ponerla de nuevo más pronto que tarde.

image
Más allá de estos consejos bastante generales, lo recomendable es atender en detalle las recomendaciones de ahorro energético para cada tipo de electrodoméstico en particular. Para ello en Erenovable hemos ido preparando algunos artículos especiales para orientaros en esta tarea. Aquí encontraréis una guía para ahorrar energía en diversas situaciones:

En el siguiente video puedes ver cómo fijarte en la etiqueta energética de los electrodomésticos puede ayudarte a ahorrar mucho dinero y a mejorar la eficiencia energética en tu hogar.