UP

-     Escrito por erenovable

Consumo emisores térmicos

En Erenovable queremos que estéis siempre informados sobre todo lo que tenga que ver con las energías, sobre todo las renovables pero también las que no lo son y lo que les rodea. A continuación os hablamos del consumo de los emisores térmicos, ¿qué es? y en qué consiste exactamente, ahora que llega el frío y seguro que deseáis poder encender la calefacción en casa.

consumo-emisores-termicos

Consumo emisores térmicos

consumo-emisores-termicos-ejemplo

Antes de analizar lo que es un emisor térmico, tenemos que explicar en qué consiste exactamente, y podemos deciros que un emisor térmico de calor será un equipo de calefacción que sirve para calentar cualquier habitación o todas las habitaciones de nuestra vivienda. A la inversa, existen emisores térmicos de refrigeración. El consumo de emisores térmicos contribuye a utilizar radiadores de bajo consumo.

La difusión de calor por radiación es preferible a la convección porque la sensación de calor es mayor. El aire es menos agitado y tanto el polvo como el aire seco se reducen. Por otra parte, cuanto mayor es superficie la temperatura ambiente es mucho más homogénea. Los emisores térmicos sólo muestran un aumento algo más lento de la temperatura, pero es casi imperceptible.

Otros emisores térmicos

convector-electrico

Los convectores no son radiadores. La diferencia está en que en lugar de calentar una habitación por la emisión de radiación, calientan físicamente el aire que traspasan. Bastante más liviano, este aire caliente asciende por convección y se instala en la habitación. Los convectores eléctricos funcionan por efecto Joule: una corriente eléctrica traspasa las resistencias que calientan el aire. Teniendo en cuenta su consumo, se ha prohibido el uso de este tipo de equipos en varios países.

Los ventiloconvectores están compuestos por un ventilador, un intercambiador de calor y un filtro. Son aparatos diseñados para calentar o enfriar el aire que pasa a través de ellos. De hecho, la energía térmica puede ser proporcionada por un fluído (calefacción o refrigeración) o por efecto Joule (electricidad). El aire, cuando es llevado a la temperatura deseada, sopla directamente o a través de un conducto. Asociado a una bomba de calor o a una caldera normal, los ventiloconvectores constituyen una solución más eficiente y económica.

Trucos para conservar el calor (y ahorrar en el proceso)

Aislamientos térmicos
En las líneas anteriores, hemos estado hablando de los emisores términos y de distintos detalles relacionados con ellos. Como también hemos apuntado, no se encuentran dentro de las energías renovables. Pero esto no significa que no podemos aprovecharlos al máximo para contaminar lo menos posible con su uso y, al mismo tiempo, ahorrar un poco de dinero, algo que siempre viene bien. Por lo tanto, queremos darte algunos consejos que estamos seguros de que te ayudarán a aprovechar al máximo los emisores térmicos que tengas en tu hogar.

Un buen aislamiento puede hacer auténticas maravillas. El frío en invierno debe ser como el agua en un barco. Hay que mantenerlo fuera como sea y la mejor forma de conseguirlo es con un buen aislamiento. Un buen aislante dentro de las paredes, unos adecuados cristales que mantenga a raya y unas puertas contundentes protegerán tanto tu casa que no tendrás ni siquiera que encender la calefacción la mayoría de los días. Somos conscientes de que hacer este tipo de modificaciones en tu casa puede suponer un gran desembolso de dinero, así como una enorme molestia, por lo que, si no son una posibilidad realista, siempre hay pequeños trucos que te ayudarán a aislar mejor tu casa. Así, por ejemplo, puedes hacerte con la ayuda de unas cortinas gruesas y recias que protejan tu casa del frío que siempre se cuela por las ventanas y también puedes sellar con telas la parte inferior de las puertas para evitar las corrientes. Existen muchos otros trucos que puedes tener en cuenta para aislar tu casa pero, en cualquier caso, trata de mantener el frío a raya ocupándote de cualquier resquicio por el que pueda colarse.

Calefacción papel-aluminio
Convierte el papel de aluminio en un inesperado aliado. Uno de los trucos que se ha puesto más de moda en los últimos años para aprovechar al máximo el calor de los radiadores y la calefacción pasa por el uso del papel de aluminio. Según han indicado muchos estudios, parte del calor que expulsan los radiadores o dispositivos que están pegados a la pared se pierden al pasar a ella. Esto se puede solucionar poniendo un poco de papel de aluminio en la pared que se encuentra detrás del radiador. De esta manera, el calor que expulsa el radiador hacia la pared chocará contra el papel de aluminio y rebotará hacia el resto de la habitación, aprovechándose así al máximo el calor que despide. Este truco se ha hecho muy popular y existen incluso empresas que han comercializado productos específicos para este propósito, aunque con el papel de aluminio conseguirás el mismo efecto sin tener que invertir dinero extra. ¡Un truco genial para no desperdiciar ni una pizca de calor!

Cubre las paredes. Dado que generalmente nos centramos en las puertas y las ventanas, es muy habitual que nos olvidemos de un foco de pérdida de calor muy importante: las paredes. En el párrafo anterior indicaban que las paredes son unas grandes “ladronas” del calor que dejan escapar los radiadores y otros emisores térmicos. Pero también dejan pasar el frío, por lo que una casa con paredes desnudas será muchísimo más fría que otra igual que no las tenga. Es enormemente complicado cubrir totalmente las paredes de toda una casa, pero solo algunos toques pueden ayudarte mucho a conservar el calor. Por ejemplo, las estanterías con libros son formas geniales de cubrir las paredes, así como los cuadros, los espejos, los marcos con fotografías o, incluso, los pósters. Por lo tanto, no dejes que tus paredes desnudas te hagan subir la calefacción y protege el medio ambiente redecorando tu casa. ¡No te arrepentirás!

erenovable.com

Newsletter