Ahorre con las bombillas de bajo consumo
0 votos

Ahorre con las bombillas de bajo consumo

El 15 % de la factura eléctrica mensual del hogar corresponde a la iluminación. Eso si tenemos en cuenta que una casa promedio utiliza en sus lámparas las viejas bombillas incandescentes. Las bombillas de bajo consumo pueden ahorrar una parte sustancial del gasto mensual de electricidad.

Pero como ya habíamos comentado en otra nota las bombillas de filamento, las más comunes, desperdician gran parte de la energía que utilizan, ya que sólo convierten en iluminación el 15% de la electricidad que consumen, el resto es calor.

Las lámparas ahorradoras o de bajo consumo son llamadas técnicamente Lámpara Compacta Fluorescente (CFL, en inglés) son una alternativa más que interesante. Tienen una vida útil mucho más larga que las incandescentes, utilizan mucha menos energía eléctrica (entre un 50 y un 80% menos) para producir la misma iluminación, y son frías.

Ya desde hace muchos años los tubos largos fluorescentes se vienen utilizando en las cocinas de los hogares, y en oficinas, colegios y hospitales. No se usaban en otros lugares porque tenían un inconveniente, en el momento de encenderse consumen mucha energía, sólo son rentables en los lugares en los que van a permanecer muchas horas encendidos. Pero en la actualidad sen consiguen las CFL que son lámparas fluorescentes con casquillo, o sea como las lamparitas comunes, las incandescentes; de este modo no consumen tanto al ser encendidas, si bien siguen consumiendo bastante, por los que se recomienda que no se usen en baños o lugares donde sólo se las usará unos minutos.

La única contra de las bombillas de bajo consumo es que son más caras, pero su eficacia termina volcando ese precio inicial a favor, y superando ampliamente a las obsoletas bombillas incandescentes. Igualmente la gente tiende a volcarse por lo que al momento de pagar es más barato, pero para que no sea usted una de ellas, lea estos conceptos básicos de las CFL:

La eficacia lumínica es muy superior, con una lámpara de sólo 11 watts ilumina lo mismo que una incandescente de 60 watts, y una CFL de 22 watts equivale a una incandescente de 100 watts

Su vida útil es mucho más larga, unas 12 mil horas, frente a las escasas 1000 de las bombillas comunes.

Si usted cambia cinco bombillas incandescentes por cinco bombillas de bajo consumo equivalentes (28 watts) puedes ahorrarte unos 60 euros al año en electricidad. Y reducirás la emisión de gases del efecto invernadero en 340 Kg. Puede calcularlo aquí.

De modo que si el 20% de los españoles cambiamos cinco bombillas incandescentes por lámparas de bajo consumo conseguiríamos ahorrar 480 millones de euros en electricidad y reducir las emisiones de CO2 en 3 millones de toneladas, el equivalente a más de medio millón de vehículos (fuente).

Ahora algunas recomendaciones para aprovechar bien la iluminación, a fin de ahorrar electricidad:

Ahorrar no consiste sólo en colocar bombillas que consuman menos, también hay que ajustar la cantidad de luz a nuestras necesidades. Si hay que iluminar toda una habitación, no conviene hacerlo con un único punto de luz. Lo mejor es utilizar iluminación de sobremesa si se está trabajando, ya que sino iluminar toda la estancia supone un gasto innecesario. En habitaciones con muchos puntos de luz, es recomendable instalar varios interruptores para iluminar sólo las zonas que se precisen.

También se aconseja evitar las lámparas de araña con multitud de bombillas. Otra cosa a tener en cuenta es optar por tulipas claras o transparentes y mantenerlas limpias.

Ahorrar energía también ayuda al medioambiente, ya que se reduce el dióxido de carbono arrojado a la atmósfera, evitando así que este gas invernadero empeore el calentamiento global.

Para saber más Onebillionbulbs

Vía: Microsiervos 

Deja tu comentario

XHTML: Puedes usar estas etiquetas: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

2 Comentarios

  1. renovable.info dijo...

    ¿Por qué nadie dice nada del mercurio que contienen estas bombillas? Es mucho más interesante la propuesta de iluminación con LED’s desde todos los aspectos.

    Responder
  2. Rober2D2 dijo...

    Las bombillas de bajo consumo tienen algunos inconvenientes. El principal es que su vida es muy corta si las encendemos y apagamos a menudo (Lo que no pasa en oficinas, pero si en domicilios). Esa vida se acorta todavía más en los países con veranos calurosos. Se supone que duran 7 años, pero a mí ninguna me dura más de 2 (Salvo las que no uso casi nunca). De hecho he tenido algún caso en el que me han durado menos de 1 mes (En verano).

    Sólo espero que las bombillas de LED salgan mejor

    Responder